AMLO mantendrá plan contra robo de gasolina tras explosión

Explosión en una toma clandestina de gasolina en el estado de Hidalgo, en México.

Medida del Presidente ha causado escasez de combustible. Al menos 71 personas murieron mientras recogían petróleo en una fuga.


En medio del plan que el gobierno del Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador lanzó hace tres semanas para combatir el robo de gasolinas, la noche del viernes al menos 73 personas murieron y unas 70 resultaron heridas al explotar un oleoducto, mientras las víctimas supuestamente intentaban obtener combustible.

La fuga fue provocada por una perforación clandestina al ducto que transporta gasolina desde el Golfo de México a la ciudad de Tula.

Poco antes de las 19:00 del viernes se corrió el rumor de que se había reventado un ducto cercano al pequeño pueblo de Tlahuelipan, en el estado de Hidalgo, a uno 100 kilómetros al norte de Ciudad de México. Los vecinos -cerca de 600 personas- del sector se agolparon en el lugar donde un chorro de gasolina se elevaba por seis metros. Con baldes, bidones y todo tipo de recipiente, la gente intentaba recolectar gasolina. Pero minutos más tarde una enorme bola de fuego desató la tragedia. La cifra de muertos ascendió rápidamente. La primera información oficial del viernes indicaba 21 muertos, número que se elevó esta noche a 73. Hay aún 65 personas desaparecidas.

Escasez y largas filas

La escasez de gasolina ha sido una de las consecuencias de la ofensiva lanzada por AMLO contra los robos de combustible -práctica que se conoce en México como “huachicoleo”-, que suma ingresos anuales por US$ 3 mil millones y significa pérdidas millonarias para la compañía estatal Petróleos Mexianos (Pemex). Las bandas de ladrones de combustible perforaron tomas ilegales a las tuberías 12.581 veces en los primeros 10 meses de 2018, un promedio de 42 veces por día.

Como parte del plan el gobierno cerró algunos oleoductos para frenar las perforaciones ilgeales. Por ello, tuvo que reemplazar el combustible que transportaban los ductos con camiones cisternas. Pero estos han sido insuficientes y varios estados reclaman escasez y largas filas en las gasolineras.

El Presidente mexicano se desplazó a la zona y lamentó la tragedia, pero insistió que su medida contra el robo de combustibles continuará. “Aunque duela mucho, tenemos que seguir con el plan de acabar con el robo de combustible. No vamos a detenernos. Esto no sólo daña económicamente, sino existe el riesgo, la pérdida de vidas humanas”, dijo AMLO, quien también pidió no criminalizar a la gente: “Tenemos la convicción de que el pueblo es honesto y que si ha llegado a estas prácticas es porque se le abandonó”, dijo.

La del viernes es la mayor tragedia derivada del robo de combustible.Si bien se han registrado varios incendios en ductos perforados en el último tiempo, la mayoría no ha dejado víctimas.

#Tags


Seguir leyendo