ARA San Juan: Los 366 días de incertidumbre y desesperación de 44 familias

Foto: Reuters

El hallazgo del sumergible a 870 metro de profundidad significa un alivio para las familias. Sin embargo, continúan en duda el origen del accidente, la responsabilidad de las autoridades y si la nave será rescatada.


De madrugada la Armada y el Ministerio de Defensa confirmó el hallazgo del submarino argentino ARA San Juan, con 44 personas a bordo, que desapareció del radar el pasado el 15 de noviembre de 2017 tras establecer su última comunicación a las 7.33 horas de esa jornada con las autoridades náuticas.

Tras 366 días de incertidumbre y desesperación de los familiares de la tripulación, el hallazgo del sumergible a 870 metros de profundidad y a 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia, trajo alivio para las familias. Sin embargo, continúa en duda el origen del accidente, la responsabilidad de las autoridades y si el ARA San Juan podrá ser restado del mar.

El operativo de búsqueda

El lunes 13 de noviembre de 2o17, la tripulación inició el viaje, con varios problemas técnicos de la nave. Dicha información fue revelada hace pocos días por el jefe de gabinete, Marcos Peña, durante una presentación en el Congreso.

Dos días después, el sumergible presentó problemas e informó a las autoridades náuticas de Mar del Plata de una “avería” en el “sistema eléctrico”  y desde ahí no se tuvo rastro de su ubicación. Los familiares exigieron respuesta a las autoridades y la Armada parecía no tenerlas hasta que reveló que habían escuchado una “anomalía hidroacústica” cerca de la zona donde se reportó la nave por última vez.

De ahí comenzó un operativo de búsqueda al que se sumaron países como Estados Unidos, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay.

Conforme pasaban los días se iba terminando la esperanza de que los tripulantes estuvieran con vida, ya que, la nave no contaba con el suministro de aire necesario para la sobreviviencia de sus ocupantes.

Las meses pasaron y el operativo no tenía resultados concretos. El Gobierno de Mauricio Macri optó por contratar a la empresa norteamericana Ocean Infinity, cuya finalidad era encontrar la ubicación del sumergible, tomar fotografías y entregar detalle del estado de ella.

Para la búsqueda se utilizó una flota compuesta por una nave principal, el buque Seabed Constructor, y cinco vehículos submarinos autónomos (AUV), todos interconectados mediante Internet y GPS. Los cuales rastrearon la zona donde había sido ubicado por última vez el sumergible.

La primera señal de esperanza ocurrió el domingo 11 de noviembre de este año, cuando uno de los AUV identificó la posible nave y cinco días después se inició una búsqueda especifica en un metro a 60 metros de ese primer punto. Hasta que finalmente se identificó la identidad del submarino: era el ARA San Juan.

Un año de la tragedia

El hallazgo se realizó dos días después de la ceremonia que recordaba a los 44 tripulantes del sumergible en Mar Plata. Esa jornada los familiares se negaban a que el presidente Macri estuviera presente y acusaron a la Armada de suspender la búsqueda 15 días después de iniciada.

Durante la semana además la empresa de búsqueda anunció que suspendería su operativo hasta febrero.

Además los familiares enviaron una emotiva carta, donde insistieron en la necesidad que continuar la búsqueda de sus seres queridos.

Seguir leyendo