Cómo es Belmarsh, el “Guantánamo británico” donde se encuentra detenido Julian Assange

El fundador de WikiLeaks fue enviado a una de las prisiones de alta seguridad de Reino Unido luego de que fuera sacado de la embajada de Ecuador en Londres el pasado jueves.


De la embajada de Ecuador en Londres a Belmarsh. Ese fue el drástico cambio que tuvo el fundador de WikiLeaks luego de que el jueves fuera arrestado por la policía británica tras el anuncio del presidente Lenín Moreno de quitarle el asilo diplomático por “violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolo de convivencia”.

De los siete años que estuvo en la delegación ecuatoriana, Assange nunca salió. El jueves, luego de ser aprehendido, el australiano de 47 años fue trasladado a la prisión Belmarsh, conocido también como “el Guantánamo británico”.

Luego del atentado terrorista a las Torres Gemelas del 11 de septiembre, Reino Unido bajo sus leyes antiterroristas indica que los sospechosos de terrorismos en ese país debían ser trasladados a Belmarsh.

Ubicado en Thamesmead, al sureste de Londres es una prisión sólo para hombres y tiene una capacidad para al menos 900 prisioneros. Belmarsh es uno de los tres establecimientos de alta seguridad en Reino Unido.

En este centro penitenciario albergan presos de alto riesgo en una unidad, mientras que en otra se encuentran aquellos que son de un riesgo más bajo, según informe realizado el año pasado de una inspección no anunciada en la prisión, por parte de un inspector jefe de prisiones de Reino Unido.

“Había un gran número de presos nacionales extranjeros, otros que necesitaban protección debido a su delito, y un número pequeño que requerían arreglos de gestión específicos por su perfil público y de los medios”, recoge Busines Insider del informe.

Y no es menor. En esta prisión a albergado a Abu Qatada, quien fuera llamado por un juez español como la mano derecha en Europa del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden y a cuatro hombres acusados de intentar hacer un ataque suicida en una red de transporte público en Londres.

En cuanto al trato a los prisioneros, según el informe, evaluó sobre si los “prisioneros son tratados con respeto a su dignidad humana”. En esta el resultado bajo de “razonablemente bueno” a “no lo suficientemente bueno ”. Además los reportes de violencia al interior de esa prisión han aumentado.

 

Seguir leyendo