En cajas y congeladores: Policía halla restos de 63 fetos en una funeraria cerrada en Detroit por presuntas irregularidades

Autor: AP

Funeraria donde fueron hallado los restos de los fetos. AFP

El hallazgo se produjo el viernes en una redada en la Funeraria Perry, y a una semana de que se descubriera restos de 10 fetos y un infante en el techo de otra funeraria en otra ciudad de Michigan.


La policí­a estadounidense confiscó 63 fetos de una funeraria de Detroit, (estado de Michigan) que fue cerrada por los reguladores, en medio de una investigación sobre presuntas irregularidades en casas mortuorias.

Un total de 36 fetos fueron hallados en cajas y 27 en congeladores el viernes durante una redada en la Funeraria Perry, dijo el jefe de la policí­a de Detroit James Craig, quien dijo estar “atónito” por el descubrimiento.

El hallazgo ocurrió una semana después de que se descubrieran restos de 10 fetos y un infante en el techo de la Funeraria Cantrell, luego que reguladores estatales de Lansing recibieron una carta anónima.

La Oficina de Asuntos Regulatorios y Licencias de Michigan dijo que los restos encontrados en la Funeraria Perry fueron enviados a investigadores estatales, quienes de inmediato cerraron y suspendieron la licencia del negocio.

Inspectores de la Oficina para Corporaciones, Valores y Licencias Comerciales del estado de Michigan dijeron en un comunicado que habí­an hallado “condiciones inhumanas y negligencia” en la Funeraria Perry, incluyendo varias fallas para certificar defunciones y otorgar permisos para entierros.

El comunicado de la agencia dijo que los hallazgos del viernes se inclinan claramente hacia delitos criminales en el estado y que podrí­an convertirse en delitos graves a ser castigados “hasta por un máximo de 10 años de cárcel o una multa de no más de 50.000 dólares o ambos“.

Craig dijo que la investigación sobre la Funeraria Perry comenzó luego que un hombre que ha demandado al negocio por su manejo de restos de fetos vio reportajes sobre el descubrimiento en la Funeraria Perry y dijo a su abogado que se comunicara con la policí­a.

La querella presentada en julio sostiene que la Funeraria Perry guardó los restos de mortinatos y bebés que murieron tras nacer en la Facultad de Ciencias de Morgue de la Universidad Wayne por hasta tres años sin siquiera tratar de notificar a los padres, algunos de los cuales querí­a donar los cadáveres de sus hijos para investigaciones médicas.

Seguir leyendo