Canciller británico advierte que un Brexit sin acuerdo podría paralizar a Reino Unido

El Brexit comenzará a regir el 29 de marzo. Foto: AFP

A cuatro días de la votación clave por una salida de Reino Unido de la UE, el ministro de relaciones exteriores británico aventura sobre los escenarios posibles ante un Brexit desordenado.


La posibilidad de que el Parlamento británico rechace la próxima semana el acuerdo de Brexit de la primera ministra Theresa May podría provocar una parálisis política en el país e, incluso, impedir que Reino Unido deje la Unión Europea, advirtió el viernes el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt.

Según el calendario oficial, Reino Unido, la quinta economía mundial, abandonará el mayor bloque comercial del mundo en menos de 80 días, pero es probable que el Parlamento rechace el martes el pacto negociado por May con la UE, lo que aumenta la posibilidad de un Brexit desordenado.

“Si se rechaza este acuerdo, lo más probable es que corramos el riesgo de sufrir una parálisis por el Brexit y, cuando eso suceda, nadie sabe lo que podría suceder, y el gran riesgo, que es lo que preocupa a la gente, es que no cumplamos con lo que votó el pueblo“, dijo Jeremy Hunt a Sky News.

En conversación con la BBC, el canciller aseguró que de no llegar a un acuerdo además “se produciría una ruptura fundamental de la confianza entre los votantes y los políticos”, agregando que “eso es algo de lo que nos arrepentiríamos durante varias generaciones”.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, advirtió el jueves en Londres que el mundo no quiere ver un Brexit desordenado y que apoya plenamente el acuerdo de retirada de May.

Muchos partidarios del Brexit quieren una ruptura más rotunda con la UE y sus instituciones, pero Hunt dijo que el Parlamento, donde los conservadores no tienen una mayoría, probablemente no permitirá que el país salga del bloque de forma caótica.

“Creo que ahora parece mucho menos probable que el Parlamento permita una salida sin acuerdo”, dijo a la BBC.

Se estima que entre 50 y 70 diputados conservadores podrían votar contra el acuerdo y con ello, se unirían con la oposición laborista.

El 15 de enero es la votación crucial para la salida de Reino Unido de la Unión Europea. De no llegar a un acuerdo, Theresa May tendrá que presentar un plan B por si el Parlamento rechaza el acuerdo.

Seguir leyendo