China afirma que gran segmento de cohete se desintegró y restos cayeron en el Océano Índico




Y aunque causo la atención mundial, con personas incluso siguiendo online su trayecto, la eventual amenaza del cohete portador Long March 5B se desintegró en gran parte al pasar la atmósfera de la Tierra. Esa al menos es la versión oficial dada por la administración espacial China, según han reportado medios como The New York Times durante esta madrugada.

Existía un riesgo mínimo, pero no nulo de que causara daños, que llevó incluso a muchos países crear memes adelantando la mala suerte que sería que los restos cayeran en su nación. Pero parece que al final, al menos de confirmarse lo entregado por las autoridades chinas, los restos del aparato cayeron en las aguas del área de Maldivas, en el Océano Índico.

El país asiático puso en órbita el 29 de abril el primer módulo de su estación espacial, gracias al cohete portador Long March 5B, el más potente e imponente lanzador chino. El cohete debía, tras esto, regresar a la Tierra, lo cual hizo perdiendo en forma gradual su velocidad.

La búsqueda

Space-Track, el escuadrón encargado del control del espacio en la base aérea de Vandenberg, en California, había indicado que “no se conocerá la localización precisa hasta después” del aterrizaje del cohete.

China, muy discreta en este asunto, no había publicado ninguna previsión sobre el posible horario de la entrada a la atmósfera terrestre, donde debería desintegrarse total o parcialmente. Eso hasta el viernes. Allí el gobierno informó que ”,a mayoría de los componentes (del cohete) se quemarán y destruirán al entrar en la atmósfera”, aseguró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.