El círculo de hierro de Maduro en su segundo mandato

Foto: Reuters

Pese a las críticas desde distintos sectores, el Presidente -que jura hoy hasta 2025- cuenta con el respaldo de figuras clave del chavismo.


Prácticamente aislado a nivel regional, Nicolás Maduro llega a su ceremonia de juramentación de hoy ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para su segundo mandato con una Venezuela en medio de su mayor crisis social, política y económica.

Así, ni las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos, ni las presiones y advertencias desde el Grupo de Lima y menos la decisión de la suspendida Asamblea Nacional liderada por la oposición de declarar ilegítimo su nuevo mandato parecieran haber disuadido en lo más mínimo al líder chavista de permanecer en el Palacio de Miraflores.

El sucesor de Hugo Chávez tomará posesión de su cargo por otros seis años, respaldado por su círculo más cercano (ver recuadros abajo). Y lo hará solo cuatro días después de que se conociera una nueva deserción de alto nivel en el régimen. El domingo se supo que el magistrado del TSJ Christián Zerpa huyó a Estados Unidos junto a su familia para colaborar con la justicia de ese país, tras revelar que “en Venezuela solo unas cuatro o cinco personas toman las decisiones”. Según aseguró Zerpa, la primera dama, Cilia Flores, controla el Poder Judicial, mientras que otros responsables serían el titular de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello; el vicepresidente para el área económica, Tareck El Aissami y los hermanos Jorge Rodríguez y Delcy Rodríguez, ministro para la Comunicación y vicepresidenta de Venezuela, respectivamente.

Las filas del chavismo no han estado exentas de tensiones internas durante sus dos décadas en el poder. Nombres como el de la exfiscal nacional Luisa Ortega, el expresidente de la petrolera estatal PDVSA Rafael Ramírez, el exministro de Finanzas Rafael Isea y el exjefe de escoltas Leamsy Salazar son solo algunos de los que han decidido dar la espalda y distanciarse de las ideas y el gobierno de Maduro.

Y es que la crisis habría calado tan profundo, que de acuerdo a fuentes de inteligencia de EE.UU. citadas ayer por The Washington Post, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, habría solicitado el mes pasado la renuncia del actual Presidente de Venezuela. Un hecho que de confirmarse, marcaría el primer y más relevante quiebre en el círculo más íntimo de Nicolás Maduro.

“Pichón de Pinochet”

Horas antes de la ceremonia de juramentación, a la que solo han confirmado su asistencia mandatarios del continente, como el cubano Miguel Díaz-Canel, el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega y el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, Maduro amenazó a los integrantes del Grupo de Lima con “las más urgentes y crudas medidas diplomáticas” en caso de no rectificar la postura del bloque frente a su nuevo mandato, con un plazo máximo de 48 horas. En una declaración emitida el viernes, el Grupo de Lima dijo que no reconocería el segundo mandato de Maduro.

En una conferencia de prensa con medios internacionales, Maduro personificó sus críticas al Grupo de Lima en el Presidente chileno Sebastián Piñera, a quien calificó de “pichón” de Augusto Pinochet, “que se las da de un gran líder, fracasado también y en su segundo período peor que nunca”.

“Presidente Maduro, preocúpese de su pueblo. Preocúpese de la profunda crisis humanitaria, porque su pueblo tiene hambre”, fue la respuesta del ministro del Interior, Andrés Chadwick.


Cilia Flores, primera dama de Venezuela

Denominada como la “Primera Combatiente de la República Bolivariana de Venezuela”, la esposa de Nicolás Maduro, que se autodefine como “hija de Chávez” en su perfil de Twitter, ha forjado una carrera política en paralelo a la del actual Presidente. Tanto así, que la abogada que hoy es miembro de la Asamblea Nacional Constituyente ha ejercido cargos como procuradora general, líder del Parlamento y diputada por el Partido Social Unido de Venezuela (PSUV).

Como parte del círculo más cercano del mandatario, el Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso sanciones financieras contra ella.



Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela

Tras asumir la Vicepresidencia de Venezuela en junio pasado, se convirtió en la mujer más poderosa de ese país. A sus 49 años es considerada una de las personas de máxima confianza de Maduro. La mano derecha del mandatario e hija del difunto histórico dirigente de la izquierda venezolana Jorge Antonio Rodríguez cuenta con una importante trayectoria en la cúpula del régimen chavista. Fue ministra de Comunicación cuando el actual Presidente llegó al poder, luego se convirtió en la primera mujer canciller de esa nación y después fue titular de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).



Diosdado Cabello, presidente de la ANC

Con acusaciones de corrupción y narcotráfico a cuestas, además de distintas sanciones financieras impuestas por EE.UU., el actual líder de la ANC y conocido como número dos del chavismo, ha pasado por todas las filas de la Revolución Bolivariana. Cabello se formó en la Academia Militar del Ejército Bolivariano, apoyando desde un principio a Hugo Chávez. Su ascenso a la alta cúpula de poder en 2002 (año en que fue Presidente interino) marcó la militarización de la administración y pese a rumores de su quiebre y lucha de dominio con Maduro, continúa en la primera línea del Palacio de Miraflores.



Vladimir Padrino López, ministro de Defensa

Como “hombre fuerte” de Venezuela, desde 2013 el ministro de Defensa de ese país y comandante estratégico operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ha procurado que las fuerzas castrenses eviten el colapso del actual gobierno, acorralado por la grave crisis social, política y económica. Tanto así, que Padrino López se ha transformado en el principal operador del régimen para potenciar las relaciones con China y Rusia, hasta conseguir una renovada alianza económica y militar. Y no solo eso, también ha procurado la lealtad de todas las filas frente a rumores de subversión.



Tareck El Aissami, Vicepdte. Área Económica

Con impedimento desde 2017 para ingresar a EE.UU. por sus presuntas relaciones con el terrorismo y el narcotráfico, el actual cerebro económico de Venezuela y anterior vicepresidente de ese país, se describe a sí mismo como “radicalmente chavista”. En el marco de su ascenso al poder, se le ha reconocido como el potencial sucesor de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores y hombre de absoluta confianza del mandatario. Durante los últimos meses ha concentrado su trabajo en la criticada implementación del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica.



Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación

Quien en septiembre pasado vinculó al gobierno de Chile, Colombia y México con el presunto atentado a Maduro, también ha ocupado -como la mayoría de la cúpula- distintos cargos de alto grado político en ese país. Además de presidente del Consejo Nacional Electoral, fue vicepresidente del gobierno de Chávez. El psiquiatra de profesión y hermano de la actual vicepresidenta, representó al oficialismo en los fallidos diálogos que se llevaron a cabo con la oposición en Santo Domingo en 2017 y principios de 2018. No titubea a la hora de defender al actual gobierno de cualquier presión interna o externa.


#Tags


Seguir leyendo