Covid-19: Perú decreta una segunda ola y eleva restricciones

Trabajadores médicos hablan con los residentes mientras van de casa en casa durante las pruebas masivas para el coronavirus en Lima, Perú, el 7 de enero de 2021. REUTERS / Sebastián Castañeda

El Ejecutivo estableció cuarentena dominical y un toque de queda desde las 19.00 en las zonas de alto riesgo.




“Queremos evitar una cuarentena estricta para todos”. Con esas palabras, el Presidente de Perú, Francisco Sagasti, instó ayer a los peruanos a cumplir las nuevas normativas con las que el país busca controlar una “segunda ola” de la pandemia.

Tras superar el millón de contagios y casi 40 mil fallecidos por Covid-19, las autoridades advirtieron de un repunte de casos que llevó al gobierno a clasificar a las regiones según sus índices epidemiológicos en niveles de alerta para frenar el virus.

Desde mañana, en las zonas de riesgo muy alto -Lima, Áncash, Ica, Junin, Piura, Tacna y Lambayeque- habrá un confinamiento total los domingos y durante la semana una orden de permanecer en casa desde las 19.00 a las 04.00, mientras que el comercio tendrá un aforo del 40%.

En los departamentos de riesgo alto -Arequipa, Cusco, Huánuco, La Libertad, Madre de Dios, Moquegua, Pasco, Puno y Tumbes y Lima Metropolitana- los domingos habrá prohibición de circulación vehicular y el toque de queda comenzará desde las 21.00. Mientras que las regiones con riesgo moderado -Loreto, Amazonas, San Martín, Huancavelica y Ayacucho-, la inmovilización total inicia a las 23.00.

En tanto, todas las playas estarán restringidas hasta el 31 de enero. La primera ministra, Violeta Bermúdez, informó que todas las fiestas y aglomeraciones están prohibidas, y el incumplimiento será sancionado. Las restricciones serán evaluadas cada 15 días.

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, aseguró que están enviando insumos y equipos médicos a las regiones más afectadas por la pandemia. Horas antes, la Sociedad Peruana de Medicina señaló que del total de 1.800 camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ninguna está disponible en el país, por lo que cuando se desocupa una transcurre cerca de una hora antes de que pueda ser utilizada de nuevo debido a la largas listas de espera.

A las críticas se sumó el Colegio Médico de Perú, que solicitó al gobierno cerrar las actividades recreativas, como cines, bares y casinos.

El Ejecutivo enfatizó que buscará todas las posibilidades para no repetir la cuarentena total, que estuvo vigente entre el 16 de marzo y el 1 de julio, cosa de no golpear a la economía. “El mejor indicador es la cantidad de muertes porque los casos varían por los exámenes que se realizan. En el peak durante del primer semestre de 2020, Perú tenía un promedio mensual de 12 mil a 14 mil muertes por Covid-19 y hoy es de 4-5 mil, hay una leve caída, pero no para aplanar la curva. Además de la falta de camas en las algunas regiones hay un agotamiento del sector médico, que convocó a huelgas y que pide la renuncia de Mazzetti. La necesidad de trabajar y sobrevivir hará que la gente siga en las calles y no obedezca las restricciones”, señala a La Tercera el analista peruano Luis Benavente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.