Derriban estatua de conquistador español antes de visita de Felipe VI a Puerto Rico

La derribada estatua del conquistador español Juan Ponce de León, en San Juan, Puerto Rico. Foto: AP

El monumento está hecho de acero fundido de cañones británicos y presentaba al explorador hispano Juan Ponce de León mirando hacia el sur con la mano izquierda en la cadera y un dedo de la otra mano apuntando hacia el primer asentamiento que fundó, el cual fue la primera capital española de la isla. Trabajadores en el Viejo San Juan reinstalaron la estatua de 589 kilogramos un par de horas después de la llegada del monarca la tarde del lunes.


Personas desconocidas derribaron este lunes una estatua del conquistador español Juan Ponce de León en Puerto Rico antes de la visita del rey Felipe VI de España.

El coronel José Juan García, comisionado de policía de San Juan, dijo que los agentes que patrullaban las calles empedradas del distrito histórico de la capital escucharon un fuerte estruendo a las 4:30 de la madrugada y encontraron la estatua rota.

“Sonó como una explosión”, indicó.

La estatua está hecha de acero fundido de cañones británicos y presentaba al explorador español mirando hacia el sur con la mano izquierda en la cadera y un dedo de la otra mano apuntando hacia el primer asentamiento que fundó, el cual fue la primera capital española de la isla y es un Monumento Histórico Nacional Estadounidense. La estatua también apunta en dirección de la Catedral de San Juan Bautista, la cual tiene los restos de Ponce de León y es un popular sitio turístico.

Trabajadores en el Viejo San Juan reinstalaron la estatua de 589 kilogramos (1.000 libras) un par de horas después de la llegada del monarca la tarde del lunes.

Un puñado de manifestantes hostigaron a los trabajadores e interrumpieron su labor brevemente, y algunos pusieron letreros en la base de la estatua, uno de los cuales decía: “No son dioses”. Los manifestantes aseguraron que derribarían el monumento nuevamente y que la estatua de Cristóbal Colón sería la siguiente.

El legado de España es palpable en todo Puerto Rico, donde la calle principal de San Juan lleva el nombre de Ponce de León y una enorme estatua de Colón se erige junto a la costa norte de la isla, una escultura de 660 toneladas que es más de dos veces más grande que la Estatua de la Libertad sin su pedestal. Una estatua de Colón mucho más pequeña se ubica en la entrada del Viejo San Juan, a unas cuantas cuadras de la que fue derribada.

El alcalde de San Juan, Miguel Romero, defendió la reinstalación de la estatua y declaró que “los españoles de hace 500 años no son los mismos de hoy”.

Posteriormente dijo a los reporteros tras la llegada de Felipe que “las opiniones se respetan. Lo que sí no vamos a tolerar es el vandalismo”.

Hace dos años, activistas marcharon por las calles del Viejo San Juan como parte de un movimiento en Estados Unidos para erradicar símbolos de opresión y exigieron que el legado español en Puerto Rico fuera eliminado. Si bien algunas estatuas han sido vandalizadas con grafiti, la policía indicó que esta es la primera vez que una es derribada.

La estatua estaba ubicada en la Plaza San José, cerca de la segunda iglesia española más antigua en América, cuya construcción inició en 1532 en tierras donadas por Ponce de León y cuya base fue levantada sobre un asentamiento indígena.

El rey Felipe VI tenía programada una reunión con el gobernador puertorriqueño Pedro Pierluisi y otros funcionarios para celebrar el 500 aniversario de la fundación de San Juan.

Colón desembarcó en Puerto Rico en 1493 acompañado de Ponce de León, quien se convirtió en el primer gobernador de la isla y sofocó un levantamiento de los nativos taínos tras haberlos esclavizado. Puerto Rico siguió siendo una colonia española hasta 1898, cuando España transfirió la isla a Estados Unidos al final de la guerra hispano-estadounidense.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El hallazgo se produjo en el Lago Tagua Tagua, sector por el cual los Gomphotheres, parientes extintos del elefante moderno, que vagaban hace miles de años.