Duque se enfoca en la lucha anticorrupción y respalda plebiscito

El candidato uribista Iván Duque se dirige a sus partidarios, la noche del domingo en Bogotá. Foto: EFE

El Presidente electo de Colombia ha prometido que la corrupción será derrotada. El 26 de agosto se llevará a cabo una “Consulta Anticorrupción”.


“Iremos mucho más allá porque aquí lo que queremos de una vez por todas es que Colombia lleve a la corrupción a una derrota total y contundente que se sienta en todo el territorio nacional”, manifestó en su discurso de triunfo Iván Duque, el abogado uribista de 41 años que se convertirá en el próximo Presidente de Colombia el 7 de agosto.

Los crecientes casos de corrupción ligados a carteles, proyectos estatales, pagos irregulares en varios sectores productivos, Odebrecht y contrataciones irregulares, son una preocupación ineludible entre los colombianos. Según el Índice de Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional, divulgado a comienzos de año, Colombia ocupó el lugar 90 entre 176 países que fueron evaluados, y que muestra del menos al más corrupto, y cayó seis puestos con respecto a la medición anterior.

“La extensión y persistencia de las prácticas corruptas en el país demuestran que no se trata de un fenómeno ocasional y aislado, ni que es exclusivo de la política, sino que estamos ante tendencias profundamente arraigadas en la cultura que afectan los códigos morales más profundos”, escribió el sociólogo y docente de la Universidad Autónoma de Manizales, Eduardo Lindarte Middleton, en el diario El Tiempo de Bogotá.

De hecho, la lucha contra la corrupción fue uno de los puntos en los que concordaron las campañas presidenciales de Duque y del izquierdista Gustavo Petro. Pero mientras el domingo Duque prometió una activa lucha contra la corrupción, en redes sociales muchos cuestionaron su discurso, sosteniendo que aquello lo pondría en un dilema, puesto que varios políticos de los partidos que lo apoyaron se han visto envueltos en casos de corrupción, como el partido Cambio Radical, el Partido Liberal, el Partido Conservador y el Partido de la U.

“Su discurso inicial de eliminar la corrupción puede carecer mucho de fundamentos y mecanismos, teniendo en cuenta que quienes estén cogobernando con el Presidente Duque son muchas veces los mismos jefes políticos que han participado en hechos de corrupción”, comenta el politólogo colombiano Fernando Posada.

En ese sentido, explica que en los congresistas que ayudan a elegir a un gobernante, entre más votos faciliten, más “cuotas burocráticas” piden en el gobierno, como gabinetes ministeriales y direcciones en entidades estatales. “La única manera de acabar con la corrupción es si los Presidentes abiertamente le declaran la guerra a repartir mermelada a los políticos que ayudan a elegirlo, pero es muy difícil que Duque tenga los mecanismos para lograrlo si desde su elección tiene comprometidas cuotas burocráticas con esos partidos y esos jefes políticos”, añade Posada.

El próximo Presidente de Colombia, cuya candidatura fue impulsada por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), manifestó también en su discurso su respaldo a la “Consulta Anticorrupción” que tendrá lugar el próximo 26 de agosto y que está siendo trabajada en el Congreso.

La consulta pretende preguntarle a los colombianos acerca de siete medidas contra la corrupción. Así, deberán votar por la reducción del sueldo de los congresistas y altos funcionarios del Estado, contratación transparente, cárcel para los corruptos, rendición de cuentas por parte de los congresistas sobre su asistencia, votación y gestión, entre otras. Para que la consulta tenga validez, más de 12 millones de personas tendrán que responderla y cada pregunta necesita más de 6 millones de votos para que sea aprobada

#Tags


Seguir leyendo