EEUU acusa de nuevo a Corea del Norte de suministrar armas a Rusia para usarlas en la invasión de Ucrania

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby, ha detallado que Pyongyang estaría administrando al Grupo Wagner, una red de mercenarios afín al Kremlim.


Estados Unidos ha acusado de nuevo a Corea del Norte de suministrar armas y munición a las Fuerzas Armadas de Rusia para su uso en la invasión de Ucrania, calificándolo de una “clara violación” de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Así lo ha afirmado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby, quien ha detallado que Pyongyang estaría administrando al Grupo Wagner, una red de mercenarios afín al Kremlim.

“En las últimas semanas, hemos visto funcionarios norcoreanos negar falsamente que hayan proporcionado armas a Wagner. Como hemos dicho públicamente, Corea del Norte entregó cohetes de infantería y misiles a Rusia para uso de Wagner a finales del año pasado”, ha aseverado Kirby durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Según imágenes publicadas por el Gobierno estadounidense, un tren con cinco vagones viajó de Rusia a Corea del Norte el pasado 18 de noviembre. Un día más tarde, Corea del Norte cargó esos y el tren regresó a Rusia.

“Ahora, aunque consideramos que la cantidad de material entregado a Wagner no ha cambiado la dinámica del campo de batalla en Ucrania, esperamos que siga recibiendo sistemas de armas norcoreanos”, ha remachado Kirby, condenado las acciones de Corea del Norte.

“Como hemos declarado anteriormente, las transferencias de armas de Corea del Norte violan directamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Así que hoy, (estamos) compartiendo información sobre estas violaciones con el panel de expertos del Comité de Sanciones del Consejo de Seguridad”, ha añadido.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.