Erdogan arrasa en elecciones y gobernará sin contrapeso en Turquía

El mandatario declaró su victoria ante la población. La oposición acusaba fraude y llamaba a esperar el resultado final. Erdogan se alista para gobernar por 5 años más.


El Presidente Recepp Tayyip Erdogan consiguió un claro triunfo en las elecciones disputadas hoy en Turquía y se perfila como un líder sin contrapeso para gobernar el país hasta 2023.

Erdogan emitió un breve discurso transmitido en directo por la cadena NTV, donde se declaró vencedor. “Tenemos los resultados no oficiales. Acorde a ellos, la nación me ha dado el mandato de presidente y de ser el jefe del Ejecutivo”, dijo.

Sin embargo, la oposición se negaba a reconocer la derrota antes de obtener los resultados finales.

En un tuit, Muharrem Ince habló de “manipulaciones” del voto por parte de la agencia estatal Anadolu, que difunde los resultados.

El Partido Republicano del Pueblo (CHP) llamó a los observadores a no abandonar los colegios electorales para impedir cualquier intento de fraude y destacó que el recuento no había terminado, especialmente en las grandes ciudades y en el sudeste, de mayoría kurda, por lo que creíaque era posible una segunda vuelta en las presidenciales.

Sin embargo, Jana Jabbour, doctora asociada del Ceri/Sciences Po de París y especialista en Turquía, dijo a la agencia AFP que “la victoria de Erdogan es incontestablemente una muestra de su gran popularidad entre el electorado turco, en particular el electorado conservador en las regiones rurales de Anatolia, y el símbolo de su resiliencia frente a una oposición unida”.

Según cifras preliminares, con más del 98% de los votos escrutados, el mandatario, que representa al Partido Justicia y Desarrollo (AKP), superaba el 52% de los votos, imponiéndose en primera vuelta a su rival más cercano, el candidato socialdemócrata del Partido Popular Republicano (CHP), Muharrem Ince, quien sobrepasaba el 30%.

El triunfo confirma a Erdogan como el líder que más ha gobernado Turquía desde que el país se fundó en 1923. Con 15 años al frente del país, ahora tendrá la posibilidad de gobernar por cinco años más, pero con mucho más poder, a raíz de una reforma constitucional que el propio Erdogan hizo aprobar en un referéndum en abril del año pasado y que atribuye al mandatario nuevas atribuciones.

Según el texto, el grueso del Poder Ejecutivo pasa a manos del Presidente, considerando que el puesto de primer ministro, que en la actualidad es ocupado por Binali Yildirim, desaparecerá. Además, el mandatario podrá nombrar ministros y a uno o varios vicepresidentes. También tendrá injerencia directa en el sistema legal turco y decidir la instauración de estado de emergencia antes de someter la cuestión al Parlamento.

El resultado de la elección presidencial supone un espaldarazo a la decisión de Erdogan de anticipar las elecciones un año y medio antes de la fecha prevista originalmente y ratifica el supuesto de que enfrentaría a una oposición desarticulada, que no logró capitalizar el sentimiento “anti-Erdogan”, la degradación de la situación económica y la devaluación de la moneda turca.

Además de su triunfo, el Presidente celebró también la victoria de su partido en el Parlamento, donde seguirán contando con mayoría entre los 600 cupos en disputa. Aunque tampoco estaban confirmados los resultados oficiales, la coalición de gobierno superaba el 53%, mientras su principal contendor, la alianza formada por el CHP, los nacionalistas de Iyi y los islamistas de Saadet, alcanzaba poco más de 34%.

La situación en el Parlamento deberá considerar también la presencia de los kurdos, cuyo partido, HDP, alcanzaba el 11%, superando el mínimo de 10% para asegurar una presencia en la Cámara que obligaría a la coalición triunfante a enfrentarlos como parte de la oposición.

#Tags


Seguir leyendo