Erdogan sufre revés en municipales turcas tras derrota en grandes ciudades

Turkey_Local_Elections_98118

Un partidario de Erdogan porta una bandera con su imagen tras las elecciones locales, en Estambul, el domingo.

El partido del Presidente turco perdió en la capital Ankara y, según los resultados preliminares, sufriría una derrota también en Estambul.




Un duro golpe a sus 16 años en el poder sufrió el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, después de que su partido perdiera en Ankara, la capital, en las elecciones municipales del domingo. Además, esta noche se encaminaba a una derrota en Estambul.

Los comicios, en los que los turcos eligieron a alcaldes, concejales y jefes de barrio ("muhtar"), representaban una suerte de prueba para Erdogan, debido a que se realizaron en medio de una difícil situación económica en el país, con altas tasas de inflación, de un 25%, y de desempleo (13%).

Si se confirma el resultado preliminar en Estambul, donde el partido de Erdogan, el AKP, impugnó el recuento, la metrópolis tendría por primera vez un alcalde socialdemócrata desde 1994, cuando Erdogan ganó las municipales con una colectividad islamista precursora del AKP.

Si la victoria del candidato de la oposición, Ekrem Imamoglu, se confirma en Estambul, la oposición controlará las tres principales ciudades de Turquía, junto a Ankara e Izmir (oeste), por primera vez en 25 años. Las localidades Adana y Mersin, habían estado, hasta ahora, en manos del derechista MHP, aliado del AKP.

Mark Lowen corresponsal de la BBC señaló que Presidente Erdogan "había calificado esta elección como una cuestión de sobrevivencia y ahora tendrá que enfrentarla como un golpe agonizante". "Esto podría ser un punto de inflexión para el poderoso y polarizante Presidente: cuando una oposición por mucho tiempo vista como moribunda finalmente siente que él es vencible", añadió.

Según explicó la agencia EFE, este retroceso en el mapa electoral no se debe a un descalabro en los votos del AKP, que sólo perdió un 1% del voto desde las municipales de 2014, e incluso aumentó un 2% en toda Turquía respecto a las nacionales de junio. La derrota de Erdogan -que gobernará hasta 2023- tendría que ver con una serie de factores, como el desgaste del mandatario y su techo electoral. Esto, porque si bien Erdogan contaba con toda la maquinaria mediática -de hecho su partido, el AKP y sus aliados tuvieron cinco veces más tiempo en la televisión pública que los candidatos opositores-, su colectividad no consiguió ganar más votos que los que ya tenía. Así, gracias a la alianza con el derechista MHP pudo mantenerse cerca del 50%.

Según EFE, otra de las razones de este mal resultado para Erdogan tiene que ver con la división entre los ultranacionalistas. La derrota del AKP se explica en gran parte por el mal resultado electoral de sus aliados ultranacionalistas del MHP, un partido que en municipios como Estambul renunció a presentar candidatos. De esta manera, la suma de votos de AKP y MHP superó el 60% a nivel nacional en 2014, pero sólo llegó al 53,6% el año pasado, y ahora bajó al 51,6%.

El resultados de las municipales también se explica por el traspaso de votos hacia la izquierda. El HDP, el partido prokurdo, no se presentó en Ankara ni Estambul, donde el año pasado consiguió el 12%. Así, permitió el voto útil a favor del CHP y logró expulsar a los islamistas de la alcaldía de Estambul.

Comenta