El incierto destino del estado de emergencia declarado por Trump para financiar el muro

muro
Una mujer camina en la playa junto al muro fronterizo cubierto con alambres, en Tijuana, México. Foto: AP

La medida decretada le permitirá acceder a unos US$ 8.000 millones para construir “mucho muro”, dijo el mandatario. Sin embargo, los demócratas ven este recurso como un “abuso de poder”, por lo que ya estudian formas para bloquearlo.


“Voy a firmar una emergencia nacional (…) porque estamos hablando de una invasión de nuestro país con drogas, con tráfico de personas”, dijo este viernes el Presidente de EE.UU., Donald Trump, antes de declarar el estado de emergencia nacional que le permitirá acceder a unos US$ 8.000 millones para construir “mucho muro” en la frontera con México. Esto ocurrió horas antes del fin del plazo dado por el mandatario para lograr un acuerdo y evitar un segundo cierre del gobierno federal.

Pero la aplicación del estado de emergencia nacional ha sido objeto de cuestionamientos tanto de la oposición como del Partido Republicano, por la justificación y las implicancias que tiene la controvertida medida.

Poderes y fondos

La Ley de Emergencias Nacionales permite al mandatario declarar emergencia nacional, una prerrogativa especial y temporal para actuar frente a una razón especifica al otorgar poderes y acceso a fondos. Bajo esta autoridad, Trump podrá desviar más de US$ 6.000 millones del Pentágono para construir el muro. Ese monto se sumará a los US$ 1.375 millones ya aprobados por el Congreso para la frontera. Así, la Casa Blanca obtendría cerca de US$ 8.000 millones para construir alrededor de 376 km de barrera fronteriza con postes de acero.

¿Hay una crisis?

Durante el discurso del Estado de la Unión y al igual que en otras ocasiones, Trump señaló que el “estado sin ley de nuestra frontera sur es una amenaza” por los inmigrantes y la droga. Sin embargo, la detención de migrantes indocumentados en la frontera entre México y EE.UU. ha llegado a los niveles más bajos. En 2018, la Patrulla Fronteriza detuvo a 403.479 personas, una cifra muy lejana al 1,6 millón de detenidos en 2000. Aunque lo que sí ha ido en aumento es la llegada de familias migrantes, ya que antes en su mayoría eran hombres solteros. En relación a los niveles de criminalidad, el Instituto Cato aclara que “los condados fronterizos tienen mucho menos crimen per cápita que los condados estadounidenses que no están en la frontera”. Trump también se refirió a las caravanas de centroamericanos que han llegado a la frontera en los últimos meses, pero ellos solicitan asilo legal.

Vías de reversión

Los demócratas ven el estado de emergencia como un “abuso de poder” de Trump por lo que estudian formas para bloquear la medida. La primera opción es a través del Congreso, ya que la Ley de Emergencias Nacionales permite a la Cámara de Representantes y al Senado a emitir una resolución conjunta para dar pie atrás al estado de emergencia, en el caso que éstos consideren que la acción de Trump es irresponsable o que ya no existe tal amenaza. Con la mayoría de los demócratas en la Cámara de Representantes podría ser aprobada o tener algunas modificaciones. Según The New York Times, a pesar de que sea aprobada, la ley establece que el Senado, dominado por los republicanos, también deberá votar la moción en los próximos 18 días. El mismo medio sostiene que cerca de seis republicanos podrían sumarse a los demócratas en rechazo a la medida de Trump. Pero el mandatario podría vetar la resolución si no obtiene dos tercios en ambas cámaras, lo que representa un reto para los demócratas. Según Bloomberg, los demócratas Alexandria Ocasio-Cortez y Joaquín Castro presentarán un proyecto de ley para bloquear la declaración de emergencia.

“Anticipo que me demandarán, aunque no deberían demandarme”, dijo Trump. La opción judicial también esta abierta, incluso California está evaluando demandar, pero tiene altas probabilidades que la acción judicial sea desechada por falta de acreditación.

Delicado precedente

Tanto republicanos como demócratas han señalado que la declaración de emergencia de Trump genera un “nuevo y peligroso” precedente, ya que los futuros Presidentes que tengan un conflicto con el Congreso podrían recurrir al mismo procedimiento para obtener poderes de emergencia.

Según The New York Times, en el caso que el Congreso acepte la emergencia esto reflejaría un debilitamiento del poder frente al Ejecutivo. Esta sería una de las principales preocupaciones de algunos republicanos ya que de salir electo un mandatario demócrata podría declarar emergencia por problemas como cambio climático, control de armas o inmigración. “Los republicanos deberían sentir cierta consternación por la puerta que están abriendo, el umbral que están cruzando”, advirtió la líder demócrata, Nancy Pelosi.

#Tags


Seguir leyendo