Europa pone a prueba su solidaridad con fondo de ayuda

El Presidente francés, Emmanuel Macron, durante la visita a una fábrica. Foto: Reuters

El plan de 750 mil millones de euros de subvenciones y préstamos para los países más afectados por la pandemia tiene que se aprobado por los 27 Estados miembros.




Los esfuerzos del Presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, para lograr un plan de reconstrucción para los países de la Unión Europea (UE) afectados por la pandemia del coronavirus, se vieron reflejados en el plan presentado este miércoles por la Comisión Europea, el que contempla un fondo de 750 mil millones de euros (US$ 820 mil millones).

“Es el momento de Europa”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en un claro llamado a la solidaridad del bloque. “El costo de la inacción en esta crisis será mucho más caro para nosotros”, advirtió.

En concreto, la Comisión Europea propuso un presupuesto de 1.100 millones de euros para la UE para el período 2021-2027 y el fondo de recuperación adjunto de 750.000 millones de euros, 500.000 millones de los cuales consistirían en transferencias sin costo añadido para los Estados beneficiarios y el resto en préstamos reembolsables. En conjunto, el plan dispondrá de 1.850 millones de euros en inversiones para ayudar a impulsar el crecimiento del bloque.

El plan pone a prueba la solidaridad de los países de la UE, porque tiene que ser aprobado por los 27 Estados miembros. Se espera que los líderes de cada país lo discutan en una cumbre prevista para el 18 y 19 de junio, aunque es probable que cualquier acuerdo final demore más tiempo. Esto porque, tal como ocurrió en la crisis financiera, los países se encuentran divididos.

Por un lado, está Holanda y Austria, que piden que se haga en forma de préstamos reembolsables, mientras que otros, como España e Italia, que son los más afectados por la pandemia, reclaman que sea en forma de ayudas directas, para no aumentar su deuda.

“Las divisiones siempre han estado presentes cada vez que los Estados miembros han negociado el presupuesto de la Unión Europea. En este caso incluso hay más en juego, debido a que los países anticipan una profunda crisis y necesitarán un respaldo financiero de la UE de sobremanera. Mi expectativa es que lograrán un consenso”, dijo a La Tercera Vessela Tcherneva, vicedirectora del think tank European Council on Foreign Relations.

Del total, explicó la agencia Reuters, Italia recibiría 81.807 millones de euros en ayudas directas y 90.938 millones de euros en préstamos, mientras que España contaría con 77.324 millones de euros en subvenciones y 63.122 millones de euros en créditos reembolsables.

Si finalmente se aprueba, la Comisión quiere empezar a repartir el dinero en septiembre, basándose en los cambios en el actual presupuesto de la UE, así como aumentar el gasto de estímulo durante dos años a partir de 2021, cuando el nuevo presupuesto y el fondo de recuperación se pongan en marcha adecuadamente.

Comenta