Gabinete acorrala a May y crece presión para que dimita por “caos” del Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, a la salida de la iglesia, en la ciudad inglesa de High Wycombe.

La premier británica podría enfrentar hoy una rebelión de sus colaboradores para exigir su salida. El ministro de Economía admite contemplar un segundo referendo.


“Piden a los ministros que echen a May”, publicó en su portada The Sunday Telegraph. “Golpe en el gobierno para sustituir a May por un primer ministro de emergencia”, anunció The Sunday Times. “Golpe en el gobierno: exigen a May que dimita”, proclamó The Mail on Sunday. Con esos titulares, la prensa británica dejó en evidencia ayer el complejo momento que enfrenta Theresa May a raíz del “caos” del Brexit. La primera ministra británica ahora estaría bajo amenaza inminente de perder el cargo.

Según The Sunday Times, 11 miembros del gabinete británico planean rebelarse contra May en la reunión semanal de hoy para forzar su salida del Ejecutivo. Si la líder conservadora se negara a los reclamos de estos colaboradores, entonces estarían dispuestos a dimitir de forma masiva o a “pedir su cabeza” públicamente, aseguró el periódico.

El ministro de Economía, Philip Hammond, según esas informaciones habría dado su visto bueno a las maniobras para reemplazar a May por un primer ministro provisional que fuera capaz de llevar a buen puerto la crisis del Brexit, y dar tiempo así a los conservadores para organizar sin presiones el proceso de sustitución. Hammond, sin embargo, negó ayer en una entrevista con la cadena Sky News que la rebelión esté ya tan avanzada.

Los nombres que resuenan con mayor fuerza como favoritos para suceder a May son los de su “número dos”, David Lidington, así como los de los ministros de Medioambiente, Michael Gove, y de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt.

Lidington, sin embargo, al conocerse estos rumores dijo ayer a la BBC que respalda “al cien por cien” a May, rehusando así las insinuaciones que lo colocan como posible nuevo líder. En esa misma línea se posicionó Gove, que subrayó su “absoluto” apoyo a la primera ministra y señaló que “no es el momento de cambiar al capitán del barco”.

Fuentes de Downing Street señalaron que, a pesar de las presiones, May no tendría intención de presentar su dimisión. En ese sentido, Hammond opinó que el camino correcto del Brexit no pasa por cambiar al primer ministro o al partido del gobierno, sino porque el Parlamento aclaré qué es lo que quiere. El ministro indicó que “de un modo u otro” la Cámara de los Comunes tendrá la posibilidad en los próximos días de pronunciarse en este sentido.

Un portavoz de Downing Street confirmó a AFP que ayer May mantuvo conversaciones con “sus colegas” conservadores. Se espera que hoy el gobierno dé a conocer sus próximos pasos.
May debe decidir cuándo, o incluso si, pedir a los legisladores que voten nuevamente sobre su impopular acuerdo de divorcio de la UE, que ya han rechazado de forma abrumadora dos veces.

También se enfrenta a la perspectiva de que los legisladores tomen el control de la agenda de la Cámara de los Comunes con el fin de mantener una serie de los llamados “votos indicativos” para revelar qué apoyo existe para otras opciones.

Una de ellas es la realización de un segundo referendo, opción que Hammond calificó como una “proposición coherente” que merece consideración. El sábado un millón de personas salieron a manifestarse por las calles de Londres para reclamar la celebración de ese segundo plebiscito sobre la salida de Reino Unido de la UE.
Además, una petición online al gobierno que lo insta a suspender el Artículo 50 del Tratado de Lisboa y a cancelar por consiguiente el proceso de ruptura con el bloque batió el récord de firmas, al recabar más de cinco millones de adhesiones.

Seguir leyendo