Hondureños organizan una nueva caravana rumbo a Estados Unidos

Centroamericanos que intentan llegar a EE.UU. en un campamento en Tijuana.

Tal como ocurrió en octubre pasado, miles de centroamericanos planean salir mañana desde San Pedro Sula. Trump advirtió sobre esta “gigantesca caravana”.


“Buscamos refugio. En Honduras nos matan”. Esa es la frase del afiche que por estos días se difunde a través de las redes sociales y que da cuenta de la convocatoria a una nueva caravana migratoria, que mañana planea partir desde San Pedro Sula, con rumbo a Estados Unidos.

Así, de la misma forma que en octubre de 2018 un grupo de 3.000 hondureños comenzó una travesía a pie para huir de la pobreza y violencia de su país, la multitud que podría llegar a 15.000 adherentes, se organiza a través de grupos en Facebook o WhatsApp.

“No es que quiera participar o tenga el deseo de acompañar a la caravana, pero realmente ante la necesidad que tenemos en nuestro país, nos vemos obligados a migrar teniendo en cuenta los peligros”, cuenta a La Tercera María López, de 31 años, y que solicita no ser identificada con su nombre real, para evitar problemas al salir del país. Así como María, quien vive en Puerto Cortés, 46 km al norte de San Pedro Sula, son cientos los hondureños que día a día piensan e intentan abandonar su país, debido al aumento de la violencia. Honduras registra 40 homicidios por cada 100 mil habitantes. Además, según el Banco Mundial, más del 60% de la población está en la pobreza, mientras que en zonas rurales uno de cada cinco la vive en grado extremo, es decir, con menos de US$ 1,90 al día.

Las caravanas se han transformado en la opción preferida por los centroamericanos, que se van uniendo a la marcha a través de diferentes puntos del camino pese al peligro. “Aunque uno quiera luchar, aquí no se puede. Si yo quiero poner un negocito para vender, las balaceras no me lo permiten”, agrega María, quien pretende viajar sola.

“No están organizados”

Desde el inicio de la primera caravana de 2018, el gobierno de Honduras apuntó al activista y político Bartolo Fuentes como principal responsable de organizar e incitar la marcha. Tanto así, que en octubre fue detenido en Guatemala y rápidamente deportado y devuelto a su origen.

“Me acusan por ser figura política, para ir a tono con su tesis de que la caravana es una conspiración contra el gobierno. También porque les he desarmado sus falsos argumentos y además por orientar a los migrantes sobre cómo proteger su vida yéndose juntos”, dijo Fuentes a La Tercera. Consultado sobre la nueva caravana que se prepara para abandonar el país, asegura que “sí se van a juntar, es simple, encontrarse y salir juntos”. “Pero no están organizados, porque se reúnen en grupos de cinco a 10 de un barrio y esos son los que se ponen de acuerdo”, agregó.

Así, ni las amenazas de Donald Trump, de que no serán recibidos, ni los peligros a lo largo de la ruta o el enojo de los mexicanos, parecieran espantar a los centroamericanos que pretenden llegar a la frontera con EE.UU. “Hay otra gigantesca caravana formándose ahora en Honduras. Hemos intentado detenerla. Pero hasta ahora, es la más grande que hemos visto. Un dron no la va a detener. Los sensores tampoco. ¿Saben qué va a detenerla? Un poderoso y hermoso muro”, dijo Trump el jueves, durante su visita a la frontera en Texas.

A su vez, el gobierno mexicano señaló que están tomando todas las medidas para que “la caravana ingrese de manera segura y ordenada”.

#Tags


Seguir leyendo