Impacto del brote de coronavirus en turismo global llegaría a US$ 80 mil millones

Según la Unidad de Inteligencia de The Economist, el turismo chino no se recuperaría hasta el segundo trimestre de 2021. El Sudeste Asiático será la región más afectada, ya que la cifra de turistas chinos a estos destinos caerá entre un 30% y un 40%.


La epidemia del coronavirus, que ha dejado 1.523 muertos y 66.887 personas infectadas, está afectando la economía y el turismo mundial. Así lo señaló un informe de la Unidad de Inteligencia de The Economist, que indica que la industria del turismo mundial podría tener pérdidas de US$ 80 mil millones debido a la gran cantidad de planes de viaje cancelados por China o la postergación de vacaciones por temor a ser contagiados.

Según el diario South China Morning Post, las compañías de viaje en línea como Tripadvisor y Expedia pronostican una caída generalizada, desde el sector hotelero hasta tiendas minoristas. Consecuencias naturales debido al gran peso que tiene China en el comercio mundial.

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial del Turismo, citadas en el portal Nikkei Asian Review, el país asiático representa un quinto del gasto total en turismo que en 2018 fue de US$ 227 mil millones. Sin embargo, Europa y Estados Unidos estarían menos expuestos a la crisis: los turistas chinos solo representan el 4% de sus visitantes totales, señaló el informe del EIU.

La economista Dan Wang, quien trabaja en la Unidad de Inteligencia de The Economist, afirmó que la situación actual es comparable a la ocurrida en 2002 con el brote de SARS, donde si bien China levantó la prohibición de viajar en julio de 2003, las cifras de su industria de turismo tardaron meses en recuperarse, lo que se logró a inicios de 2004.

Según el informe, el Sudeste Asiático será la zona más golpeada por la baja del turismo chino y presentará pérdidas de ingresos por US$ 7 mil millones. Singapur fue uno de los primeros en la región en cerrar las puertas a los visitantes chinos como medida preventiva a la expansión del coronavirus. La decisión fue replicada en varios países del Sudeste Asiático, los que ya muestran signos de una caída en la industria turística.

En el mismo informe se pronostica una baja generalizada para la región de entre el 30 y 40% de visitantes chinos y añade que es poco probable una recuperación a corto plazo. De hecho, los niveles no se lograrán recuperar hasta el segundo trimestre de 2021.

El director ejecutivo de la Junta de Turismo de Singapur, Keith Tan, comenta que el país ha perdido un promedio de 18.000 a 20.000 visitas diarias, la gran mayoría, provenientes de China. "Mientras más tiempo la situación persista, la caída será más grande" señaló. Situación que se replica en Tailandia: el ministro de Turismo, Phiphat Ratchakitprakarn, comunicó que la semana pasada hubo una caída de un 60% de visitantes chinos, estimando una disminución de US$ 294 millones en la última semana de enero.

Menos Vuelos

Los vuelos de salida desde China, por su parte, cayeron un 13,8% en las últimas dos semanas, en comparación con el año pasado, según la empresa de análisis de viajes Forwardkeys. Las reservas entre marzo y abril bajaron a la mitad y los planes de viaje están retrasándose para el verano.

Junto con esto, 30 aerolíneas han suspendido sus servicios a China, cancelando 25.000 vuelos solo esta semana, de acuerdo con la empresa británica de datos de vuelo OAG. Algunas aerolíneas como Lufthansa e Iberia han extendido su veto hasta abril y mayo, aislando cada vez más al país asiático.

Por otro lado, los hoteles en China están prácticamente vacíos. Según la hotelera STR, la ocupación bajó un 75%. Considerando la menor cantidad de viajes, muchas cadenas de hoteles de lujo han eliminado los cargos para cambiar o cancelar reservas en China. El CEO de Hilton, Chris Nasseta, dijo que la falta de turismo emisor tendrá consecuencias en los negocios durante seis a 12 meses. A Hilton, en particular, podría costarle de US$ 25 millones a US$ 50 millones, reduciendo en medio punto el crecimiento neto durante 2020. Por lo mismo, la compañía ya ha cerrado 150 de los hoteles que tiene en el país, lo que se traduce en 33.000 habitaciones. Otra cadena, Wyndham Hotels & Resorts, ha cerrado cerca del 70% de sus instalaciones. Airbnb, por su parte, está cancelando las reservas en Beijing que tengan por check-in desde el 7 de febrero al 30 de abril.

Además, la empresa Airbus, que ensambla aviones, cerró temporalmente sus centrales en Tianjin, donde trabajaban unas 600 personas.

Comenta