Irán: los esfuerzos nucleares son una amenaza para sus enemigos

Iraníes asisten este lunes a la ceremonia de entierro del científico nuclear Mohsen Fakhrizadeh, en el santuario de Imamzadeh Saleh, en Teherán. Foto: Reuters

El asesinato del viernes complica el programa atómico del país, pero Estados Unidos y sus aliados aún enfrentan grandes desafíos al tratar de contener las ambiciones nucleares de Teherán.




La muerte, el viernes, de uno de los científicos nucleares más importantes de Irán ha supuesto un revés para el programa nuclear del país, que había experimentado un repunte parcial después de que se deshiciera el acuerdo nuclear de 2015 negociado bajo el Presidente (Barack) Obama.

El desafío es probable que sea especialmente complejo para el Presidente electo, Joe Biden, que está planeando comprometer diplomáticamente a Irán, con la esperanza de negociar la restauración y la construcción del acuerdo de 2015.

Biden heredará una ventaja económica considerable en sus tratativas con Teherán: las amplias sanciones que el gobierno de (Donald) Trump impuso a Irán después de retirarse del acuerdo en 2018 han agotado las reservas de divisas del país y han golpeado su economía.

Pero el fatal tiroteo contra Mohsen Fakhrizadeh, que es ampliamente visto como el padre del programa de armas en las décadas de 1990 y 2000, y el ataque estadounidense en enero en Bagdad que mató al más alto funcionario militar iraní, Qassem Soleimani, también se espera que complique la tarea de Biden.

Irán siempre ha dicho que sus actividades nucleares tienen un fin puramente pacífico, como plantas de energía. Ha aclamado a Fakhrizadeh como un héroe y ha acusado a Israel de estar detrás de su asesinato. Israel no ha comentado sobre esas denuncias de que estaba detrás del asesinato, que ocurrió cuando Fakhrizadeh estaba viajando en un auto a prueba de balas con su esposa hacia la parte este de las afueras de Teherán, escoltado por tres autos en los que viajaban guardaespaldas, según la agencia de noticias semioficial Fars.

El sonido de las balas que golpeaban el auto de Fakhrizadeh hizo que el científico saliera del vehículo. Luego recibió una lluvia de balas de una ametralladora automática a control remoto montada en una camioneta Nissan estacionada a unos 150 metros más adelante, informó Fars el domingo.

Segundos después, detonaron explosivos colocados dentro del Nissan no tripulado. Fakhrizadeh fue trasladado primero a una clínica local, luego a un hospital de Teherán en helicóptero, donde murió, según Fars.

La escena del ataque.(West Asia News Agency) via REUTERS TPX IMAGES OF THE DAY

Existe un amplio acuerdo en que el asesinato de Fakhrizadeh eliminó a un gerente con un conocimiento incomparable del trabajo pasado y las capacidades actuales de Irán, según un ex alto funcionario de inteligencia de Estados Unidos.

“Jugó un papel importante cuando Irán tenía un programa de armas nucleares activo”, dijo Gary Samore, director del Crown Center for Middle East Studies en la Universidad de Brandeis y exfuncionario de la Casa Blanca. “Pero él no tuvo nada que ver con las centrífugas y la producción de material nuclear”.

Las estimaciones varían sobre cuánto tiempo le tomaría a Irán armar un arma nuclear si no se restringe. Algunos dicen que varios años; otros estiman que tan solo 12 meses.

El programa nuclear de Irán ha soportado ciberataques, asesinatos y disturbios en la región.

Tras la invasión de Irak, liderada por Estados Unidos en 2003, las agencias de inteligencia norteamericanas evaluaron que Irán había dejado de trabajar para diseñar un arma nuclear por temor a que se convirtiera en un objetivo militar, pero advirtieron que Teherán podría mantener abiertas sus opciones.

El gobierno de Obama buscó restringir esas opciones a través de la diplomacia: el acuerdo de 2015 inicialmente impuso restricciones estrictas a las actividades nucleares de Teherán. El acuerdo obligó a Irán a enviar alrededor de nueve toneladas de combustible nuclear fuera del país, reduciendo su arsenal total en alrededor del 97%, entre otras medidas.

Sin embargo, el gobierno de Trump estaba preocupado de que esas restricciones se suavizaran sustancialmente con el tiempo, por lo que retiró a Estados Unidos del acuerdo en 2018 e impuso sanciones económicas.

Desde que el gobierno de Trump abandonó el acuerdo, Irán había acumulado una reserva de uranio poco enriquecido de 2.443 kilogramos, más de 12 veces el total permitido por el acuerdo de 2015, informó el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a principios de noviembre.

La pureza máxima de este material es de 4,5%, mientras que el material apto para armas está enriquecido en un 90%. Aún así, si se enriquece al grado de armamentos, la reserva actual sería suficiente para dos armas.

Personal militar se para cerca del ataúd cubierto con la bandera de Mohsen Fakhrizadeh, durante una ceremonia fúnebre en Teherán, Irán, el lunes 30 de noviembre. 2020. " (Ministerio de Defensa de Irán via AP)

Además de las preocupaciones occidentales, Irán ha reanudado el enriquecimiento en su instalación subterránea en Fordow, y recientemente comenzó a alimentar con uranio a centrífugas subterráneas más avanzadas en su centro nuclear de Natanz, dijo la agencia atómica de la ONU.

Biden ha dicho que Estados Unidos volvería a entrar en el acuerdo nuclear iraní de 2015 si Teherán vuelve a cumplir con los límites del tratado. También quiere aprovechar el acuerdo negociando restricciones más estrictas.

Sin embargo, los esfuerzos de Biden se llevarán a cabo mientras Irán se prepara para su propia transición política: una elección presidencial en junio. El Presidente iraní, Hassan Rouhani, generalmente visto como un pragmático, tiene prohibido postularse para la reelección, y muchos analistas dicen que es probable que el líder supremo de Irán favorezca más a un sucesor de línea dura, particularmente después del asesinato de Fakhrizadeh.

La mayor incógnita sigue siendo hasta qué punto Irán pudo en el pasado dominar la construcción y la colocación de una ojiva nuclear en un misil. Una redada israelí en un archivo nuclear iraní en 2018 mostró que Teherán había conservado gran parte de su conocimiento sobre armas nucleares de su programa de armas anterior.

La OIEA no ha informado de ningún intento iraní de restaurar su programa de armas.

David Albright, un exinspector de armas y presidente del Instituto para la Ciencia y Seguridad Internacional en Washington, cree que Irán podría hacer explotar un dispositivo de prueba en nueve meses, construir un arma nuclear básica en un año y colocar una ojiva que podría montarse en un misil balístico en dos años. “Mi mayor temor es que Irán pruebe un arma y deje a todos preguntándose qué tienen”, manifestó Albright. “¿Cómo se detiene, o incluso se monitorea, el progreso de las armas nucleares después de una prueba?”, agregó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.