Julio Borges, líder opositor venezolano: “Venezuela debería tener un desenlace democrático muy pronto”

El líder opositor venezolano, Julio Borges, llega a una reunión con Ernesto Macías, presidente del Senado de Colombia, el 8 de agosto en Bogotá.

El dirigente venezolano ha sido indicado por Maduro de estar detrás del supuesto atentado en su contra. El expresidente de la Asamblea Nacional dijo a La Tercera desde su exilio en Bogotá que el mandatario hace esto para tapar la crisis.


El sábado 4 de agosto, una explosión durante el desfile militar por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana encendió las alarmas en Venezuela. No habían transcurrido ni dos horas del estallido cuando el gobierno denunció un intento de magnicidio contra el Presidente Nicolás Maduro. Las imágenes provocaron una serie de teorías conspirativas, mientras que el gobierno culpó a la “mafia de Miami”, al gobierno colombiano de Juan Manuel Santos y a la oposición venezolana.

Tres días después, el propio Maduro presentó “pruebas” y “testimonios” de los supuestos autores, vinculando al expresidente de la Asamblea Nacional y diputado, Julio Borges. Desde su exilio en Bogotá, Colombia, Borges conversó con La Tercera y negó todas las acusaciones en su contra. “Venezuela va a ir a un cambio, pero necesitamos el apoyo de toda la comunidad internacional”, dijo.

¿En qué contexto el gobierno de Nicolás Maduro lo acusa de participar de la supuesta conspiración del 4 de agosto?

Desde que Maduro es Presidente, ha denunciado 22 magnicidios con un mismo patrón. Acusa a un Presidente extranjero, acusa a EE.UU. y acusa a la oposición venezolana. De esos atentados, a mí ya se me había hecho culpable de uno en 2015.

¿Por qué se apunta contra usted nuevamente?

El trabajo que estamos haciendo a nivel internacional, de buscar la mayor presión contra el régimen, de negarnos a firmar el acuerdo para no legitimar el fraude electoral, el hecho de que cuando yo era el presidente de la Asamblea Nacional logré cerrar el financiamiento ilegal de Maduro en el exterior, más las protestas, entre otras cosas, son temas que el gobierno nunca me ha perdonado y me ponen en esa situación.

¿Qué puede decir del video en que el diputado Juan Requesens revela que usted lo contactó por el supuesto atentado?

Lamentablemente la situación de Juan, que es un diputado de mi partido, es la de alguien que está sometido a un grupo de mafiosos que son los que llevan el poder en Venezuela. Yo hablé con el papá de Juan, que es médico, y me dijo ‘ese no es mi hijo que está hablando. Está sometido a químicos o extorsión’.

¿Cuál es su lectura entonces del supuesto ataque contra Maduro?

No tengo ningún tipo de hipótesis. Lo que defiendo es que esto no se convierta en una cacería de brujas. Maduro hace todo esto para tapar la crisis dentro de las filas del gobierno. Es un gobierno que está descalabrándose y perdiendo toda la capacidad sobre el país y si nosotros logramos seguir presionando, Venezuela debería tener un desenlace democrático muy pronto.

Sin embargo, actualmente pesa una orden de detención en su contra…

El gobierno ha ido a mi casa y se llevaron todo sin orden judicial. Pero no es solo una persecución contra mí, en Venezuela hay cerca de 300 personas detenidas por su manera de pensar. Estoy consciente de los métodos y las presiones que utiliza el gobierno para poner en boca de la gente cualquier cosa.

Hace unos días usted dijo que José Luis Rodríguez Zapatero lo había amenazado con cárcel. ¿Qué pasó?

El señor Zapatero en lugar de ser un verdadero mediador, se ha convertido en el abogado del gobierno de Maduro. Pasaron muchos eventos en los cuales siempre se asomaba el hecho de que si nosotros no tomábamos algún tipo de decisiones o no firmábamos un acuerdo, iba a venir represión del gobierno.

Usted participó de una encuentro con Henri Falcón y otros dirigentes. ¿Falta unidad política de parte de la oposición?

La oposición ha pasado por un terremoto de represión. Todos los partidos importantes están ilegalizados, los líderes importantes están presos, inhabilitados, perseguidos o en el exilio. Estamos en un proceso de volver a reconstruir como hormigas una unidad.

¿Ha sido laxa la ayuda internacional con respecto a la crisis?

Llegó el momento de que los países entiendan que el problema de Venezuela contagió a toda la región. América Latina no puede permitir que se instale una dictadura tutelada por Cuba.

¿Qué viene ahora?

Seguir luchando hasta vencer, Maduro está destruyendo al país y nosotros tenemos la convicción de que Venezuela va a ir a un cambio, pero necesitamos el apoyo de toda la comunidad internacional.

Seguir leyendo