Justicia de EE.UU. pide decomisar US$600 mil dólares de cuenta vinculada a expresidente Alejandro Toledo

toledo

Foto: La Tercera/Archivo

La solicitud fue hecha por la fiscal de jefa de la unidad que combate el lavado de dinero, Deborah Connor, debido a la investigación que indicaría que el exmandatario intentaría blanquear cerca de US$ 1 millón 200 mil -recibidos como parte de los sobornos de la constructora brasileña- en un proyecto inmobiliario en el estado de Maryland.




El Departamento de Justicia de EE.UU. ordenó el decomiso de US$600 mil dólares de una cuenta vinculada al expresidente Alejandro Toledo, quien actualmente se encuentra detenido en la cárcel de Santa Rita (California) mientras se espera que la justicia de ese país resuelva su situación de extradición a Perú donde será investigado por corrupción en el marco del caso Odebrecht.  

La solicitud fue hecha por la fiscal de jefa de la unidad que combate el lavado de dinero, Deborah Connor, debido a las sospechas y la investigación que indicarían que el exmandatario intentaría blanquear cerca de US$ 1 millón 200 mil -recibidos como parte de los sobornos de la constructora brasileña- en un proyecto inmobiliario en el estado de Maryland.

Cabe señalar que esta investigación no está relacionada con el proceso que lo mantiene retenido en California. Durante la última audiencia el juez del caso,Thomas S. Hixson, decidió que el exmandatario continuará retenido debido a que existe "riesgo de fuga". 

Libertad bajo fianza

El pasado 10 de octubre, el juez federal, Vince Chhabria, ordenó la puesta en libertad del expresidente peruano, aunque suspendió de inmediato la medida por si el Gobierno decide recurrir la decisión.

El magistrado consideró que las "circunstancias especiales" que afectan a Toledo como su confinamiento en solitario así como la larga duración de su proceso de extradición y el reducido riesgo de fuga, ameritan su puesta en libertad bajo fianza.

Sin embargo, Chhabria suspendió su orden de libertad hasta el 22 de octubre para dar tiempo al Gobierno de Estados Unidos para que recurra a su decisión ante una instancia superior o para que proponga una alternativa a su confinamiento en solitario.

En caso de que la Casa Blanca tome alguna de estas dos iniciativas la suspensión de la orden de libertad se extendería una semana más, hasta el 29 de octubre. En caso contrario Toledo quedaría libre el mismo día 22.

Comenta