La atención de maternidad, que alguna vez fue un signo de esperanza en Afganistán, se tambalea bajo los talibanes

Una partera en una casa de salud familiar en Daikundi, Afganistán, brinda atención a un bebé. Foto: UNFPA/Afganistán

Décadas de progreso se están erosionando en medio del hambre, la huida del personal hospitalario y las restricciones a la libertad de las mujeres.


Décadas de progreso en la atención médica materna y neonatal, que alguna vez fue un indicador emblemático del éxito de Occidente en Afganistán, se están erosionando debido al hambre, la huida del personal del hospital y las restricciones a la libertad de las mujeres, dicen médicos y organizaciones internacionales.

En el hospital de maternidad más concurrido de Kabul, las incubadoras y las cunas tienen capacidad para tres recién nacidos a la vez debido a la escasez de espacio. Los pacientes más débiles mueren por falta de equipo y medicamentos. Los médicos dicen que el hambre está detrás de un aumento de complicaciones como partos prematuros y bajo peso al nacer, y se espera que las tasas aumenten en el próximo año.

La partera jefe del hospital de maternidad Malalai de Kabul, atiende a un recién nacido. Foto: UNFPA/Afganistán

El Dr. Atiqullah Halimi estaba junto a una incubadora en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, donde un bebé prematuro estaba siendo tratado con oxígeno. El bebé nació nueve semanas antes y pesó poco menos de medio kilo porque su madre pasó hambre durante el embarazo. En Occidente, el bebé podría haber vivido, pero en Kabul no tenía posibilidades de sobrevivir, dijo el médico.

Afganistán ha sufrido durante mucho tiempo algunas de las tasas de mortalidad materna y neonatal más altas del mundo, pero los miles de millones invertidos por EE.UU. y sus aliados en el sistema de salud trajo mejoras a las vidas de las madres y los bebés durante los 20 años de guerra, a pesar de los devastadores efectos del conflicto que cobró miles de vidas civiles cada año.

La ONU estima que la tasa de mortalidad neonatal el año pasado fue de casi el 7% de todos los nacidos vivos y podría aumentar al 10% sin la financiación adecuada, más de 20 veces mayor que en EE.UU. Los funcionarios de ayuda dicen que es probable que las cifras reales no se reporten porque no ha habido una encuesta confiable en años y muchas mujeres dan a luz en casa.

El número de pacientes en centros importantes como el Hospital de Maternidad Malalai en Kabul, está aumentando por una multitud de razones relacionadas con la salida de Occidente después de que los talibanes tomaron Afganistán el verano pasado. El final de la guerra ha hecho posible que las mujeres rurales viajen largas distancias para acceder a atención especializada. Las sanciones y el sistema bancario congelado han limitado el financiamiento público, lo que obliga a cerrar las instalaciones médicas rurales y ejerce presión sobre el ya débil sistema de salud en su conjunto. Mientras tanto, el colapso económico en Afganistán ha dejado a gran parte del país al borde de la inanición.

Una mujer con un burka camina por un mercado de pájaros mientras sostiene a su hijo en el centro de Kabul, Afganistán, el 8 de mayo de 2022. Foto: AP

Las Naciones Unidas y sus socios en Afganistán dijeron en mayo que cerca de 20 millones de personas, casi la mitad de la población, enfrentan hambre aguda.

El portavoz de los talibanes, Zabiullah Mujahid, no respondió a una solicitud de comentarios. Anteriormente dijo que la pobreza en Afganistán fue causada por 40 años de guerras destructivas. También ha descrito los datos de la ONU como exagerados.

El hospital de maternidad Malalai de Kabul también corría el riesgo de cerrar el año pasado. Los médicos y el personal no recibieron pago durante meses hasta que el Comité Internacional de la Cruz Roja intervino para cubrir el presupuesto hasta fin de año. La organización ha respaldado un total de 33 hospitales en todo el país, dijo la portavoz del CICR, Anita Dullard.

La ONU y otras agencias han estado advirtiendo durante meses que el sistema de salud está al borde del colapso y espera recaudar un poco más de US $ 250 millones para la salud reproductiva en Afganistán en 2022, dijo.

Una mujer vestida con burka esperando recibir una firma en su comprobante de residencia en la oficina del alcalde de Maymana, capital de la provincia noroccidental de Faryab, en Afganistán. Foto: AFP

Las parteras dicen que decenas de miembros del personal han huido del país, y más planean irse debido a la prohibición de la educación de las niñas por parte de los talibanes y las restricciones a las libertades de las mujeres. Los talibanes han impedido que las mujeres trabajen en casa, les han prohibido viajar sin un acompañante y, en ocasiones, incluso les han prohibido acceder a la atención médica sin un tutor.

“Tenemos miedo de retroceder en el tiempo”, dijo la partera jefa del Hospital de Maternidad de Malalai.

El líder de los talibanes, Mullah Haibatullah, no mencionó a las mujeres en una rara declaración este mes a pesar de la presión para reabrir las escuelas de niñas como se prometió a principios de este año.

Afganos se registran para recibir alimentos durante una distribución de ayuda humanitaria para familias necesitadas, en Kabul, el 16 de febrero de 2022. Foto: AP

En un hospital de maternidad operado por Médicos Sin Fronteras en la provincia oriental de Khost, los médicos también han visto un aumento en las complicaciones obstétricas desde el verano pasado. La coordinadora médica de la organización, Anna Cilliers, dijo que no estaban seguros de si se debía a un mejor acceso ahora que la guerra había terminado, a la falta de servicios prenatales, al aumento del hambre o a una combinación de todos esos factores.

La tasa de mortalidad neonatal en el hospital de Khost, que carecía de equipo especializado, se mantuvo estable en torno al 8%, dijo. Médicos Sin Fronteras también observó más complicaciones en el sur, donde opera una sala de maternidad en su hospital general en la provincia de Helmand.

“No sabemos cuál es la tasa de mortalidad real en este momento”, dijo Cilliers.

En la provincia central de Wardak, que experimentó algunos de los peores enfrentamientos durante la guerra, las madres embarazadas y lactantes hicieron fila recientemente para recibir bolsas nutricionales en el principal hospital regional. Las parteras llevaron un registro de los pacientes en un libro que había registrado 84 casos de desnutrición en los últimos dos días, determinado midiendo la circunferencia de la parte superior del brazo. La cifra fue unas 10 veces mayor que en los últimos años, dijeron.

Mientras tanto, los médicos de la unidad neonatal esperaban salvar a un bebé de un par de gemelos nacidos 13 días antes. La madre, que vestía un vestido rosa bordado con cuentas, padecía desnutrición y se puso de parto durante su séptimo mes de embarazo mientras cargaba pesados baldes de agua. Su bebé sobreviviente es una niña que pesa poco más de 1,3 kilos, envuelta en una tela blanca con flores moradas. El niño había muerto hacía unos días.

“Estoy tan feliz de que este todavía esté viva”, dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.