La Casa Blanca ya no considera que los asentamientos israelíes en Cisjordania sean contrarios al derecho internacional

Benjamin Netanyahu

Benjamin Netanyahu explica sus planes en Cisjordania. Foto: AFP

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó el lunes que la decisión de Estados Unidos "enmienda un error histórico".




Este lunes el gobierno de Donald Trump acabó con su posición legal de que los asentamientos israelíes en territorio ocupado en Cisjordania violan la ley internacional, una postura que el país mantenía desde hace cuatro décadas y cuyo fin promete dificultar aún más los esfuerzos de paz en la región. 

"El establecimiento de los asentamientos israelíes en Cisjordania no es incompatible de por sí con la ley internacional", dijo el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en una rueda de prensa.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó el lunes que la decisión de Estados Unidos de dejar de considerar las colonias israelíes contrarias al derecho internacional "enmienda un error histórico". 

"Esta política refleja una verdad histórica, que el pueblo judío no son unos colonos extranjeros en Judea y Samaria. De hecho, nos llamamos judíos porque somos la gente de Judea", indicó en un comunicado, empleando el término bíblico de Cisjordania.

La reacción de Palestina

La Autoridad Palestina denunció este lunes la posición de Washington, que dejó de considerar contrarias al derecho internacional las colonias israelíes en Cisjordania, aunque la ONU y gran parte de la comunidad internacional las juzgue ilegales. 

La Casa Blanca no está "calificada o autorizada para anular las disposiciones del derecho internacional y no tiene derecho a legalizar las colonias israelíes", declaró en un comunicado el portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina.

Comenta