La sombra cubana tras Maduro

SombraCubanaWEB

Washington acusa a La Habana de tener 20.000 militares y agentes de inteligencia en Venezuela, pero Cuba niega tener tropas en el país. Según líderes opositores y expertos, el temido Sebin estaría bajo el control del régimen isleño.




En diversas visitas a Cuba en 2007, el entonces Presidente Hugo Chávez insistió en que la isla y Venezuela eran "una sola nación". Y más que eso, incluso. "En el fondo, somos un solo gobierno", dijo en octubre de ese año en un viaje a Santa Clara, cuando Fidel Castro, el referente de la Venezuela bolivariana, aún regía los destinos de los cubanos.

La estrecha alianza entre La Habana y Caracas sobrevivió a la muerte de Chávez en 2013 y al ascenso al poder en Cuba de Miguel Díaz-Canel como sustituto de Raúl Castro. Y no podía ser de otra forma. Ya en 2000, un año después de la llegada de Chávez al poder, Venezuela se había convertido en el principal socio comercial de la isla. Ese año se firmó el Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, acuerdo de intercambio de petróleo por servicios profesionales que ha sido una piedra angular de la relación económica bilateral. El pacto fue significativamente beneficioso para La Habana. Caracas enviaría entre 90 mil y 100 mil barriles diarios a Cuba a cambio del envío de médicos, profesores y entrenadores deportivos.

Pero no fue la única prestación que la isla hizo a Caracas a cambio del crudo venezolano. Junto a los profesionales cubanos también habrían llegado agentes isleños que ocuparían ubicaciones clave en el aparato militar y de inteligencia del régimen chavista. "Con Cuba se celebraron convenios en aspectos como medicina, deportes, manejo de la identificación, manejo de los catastros y registros, comunicaciones, militar, electricidad, etc.", comenta a La Tercera José Vicente Carrasquero, cientista político venezolano y consultor en campañas electorales. "Al final había dos intenciones: tener funcionarios que ayudaran a implantar el modelo cubano en Venezuela y financiar las arcas cubanas", agrega.

Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano, es crítica de la presencia cubana en Venezuela. En declaraciones a la BBC, aseguró que el gobierno de La Habana "ha tenido una injerencia completamente indebida" en cinco áreas clave de la administración chavista: "Registros y notarías; identificación y extranjería; organización de la Policía Nacional Bolivariana; participación en los órganos de inteligencia y contrainteligencia, y presencia dentro de la Fuerza Armada Nacional". "No tenemos cifras, pero tenemos testimonios de efectivos militares que dan cuenta de la presencia cubana en distintas épocas y en distintos espacios dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana", dijo la abogada y analista venezolana.

Si bien reconoce que "se trata de un tema sumamente nebuloso, del que carecemos de información precisa y buenos análisis", Rafael Rojas, historiador cubano del Centro de Investigación y Docencia Económicas de México, cree que "es posible sostener que ha habido un rebajamiento gradual de la colaboración militar y de seguridad después de la muerte de Chávez en 2013". "Luego hubo una evidente inflexión, en la intensidad del vínculo entre Venezuela y Cuba, durante el proceso de restablecimiento de relaciones entre EE.UU. y Cuba entre 2014 y 2016, que el gobierno de Maduro rechazó abiertamente (...). Sin embargo, a partir de 2017, cuando coinciden la contrarreforma cubana y la creación del nuevo equipo de seguridad de Donald Trump, se produce un nuevo acercamiento ideológico de ambos regímenes, pero que es muy difícil de traducir en términos de colaboración militar concreta", afirma Rojas a La Tercera.

En ese sentido, Carlos Fernández de Cossío, director general para asuntos estadounidenses de la Cancillería cubana, dijo a The Associated Press que Washington acusa falsamente a su país de tener más de 20.000 militares y agentes de inteligencia en Venezuela. El diplomático reconoció la cifra, pero aclaró que casi todos son trabajadores médicos. "No hay tropas", aseguró.

Sin embargo, el almirante de la Marina Craig S. Faller, comandante del Comando Sur de EE.UU., declaró que Maduro, temiendo por su propia seguridad, se "rodea" por completo de los servicios de inteligencia cubanos, el G2. Este organismo también controlaría al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). "En una reciente entrevista, el presidente encargado, Juan Guaidó, afirmó que actualmente hay entre 2.000 y 5.000 mil agentes cubanos 'encomendados al seguimiento y persecución a las FF.AA. y, en general, a hacer inteligencia'", dijo a La Tercera Manuel Gómez, académico de la Universidad Internacional de Florida y especialista en temas venezolanos.

Comenta