Las 22 horas de Venezuela a oscuras

Imagen 298028-01-07

La falla eléctrica dejó sin luz al 90% del país. "Pensamos que había sido un blackout informativo, un atentado o un secuestro ciudadano", contó una ciudadana venezolana a La Tercera.




"Estábamos con un grupo de vecinos reunidos en la plaza y de un momento a otro comenzamos a escuchar quejas por la luz. Nos llevamos un gran susto, porque con la crisis inmediatamente pensamos que había sido un blackout informativo, un atentado o un secuestro ciudadano. A partir de ahí empezó el calvario", contó a La Tercera Lourdes González, una venezolana de 38 años de Fundación Mendoza, barrio ubicado en la ciudad de Maracay, en Aragua.

El jueves, a las 16:50, Venezuela se quedó literalmente a oscuras. Una falla en la represa Guri de Bolívar, la segunda central hidroeléctrica más grande de Sudamérica, sólo superada por la de Itaipú (Brasil/Paraguay), dejó sin energía a Caracas y a 22 de 23 estados por casi un día competo. En horas de la noche, el servicio de energía había retornado a algunos barrios de la capital y de manera parcial e irregular en otros puntos del país.

El apagón ocurrió en un momento especialmente crítico, ya que para este sábado la oposición y el chavismo convocaron a una serie de marchas.

"Intentamos buscar información en las redes sociales, pero la conexión de internet también se cayó. No tenemos agua, gas y ahora nos quedamos sin corriente. No es la primera vez que pasa, pero es el corte más largo", relató González, quien en una intermitente conversación telefónica con este medio, advierte que Maracay continuaba sin luz y que el boca a boca sostiene que la situación permanecerá complicada hasta el lunes.

El apagón también afectó al aeropuerto Maiquetía y al metro caraqueño, generando un desorden en la vía pública, desalojos y falla de semáforos. La falta de suministro eléctrico desnudó aún más la dramática situación en los centros de salud. Según cifras de la oposición, al menos 79 personas murieron por el corte en diferentes hospitales.

En medio del colapso, el gobierno de Nicolás Maduro ordenó la suspensión de clases y actividades laborales en todo Venezuela durante el viernes. Pero no solo eso, también aprovechó de apuntar contra Estados Unidos, país al que acusó de liderar una "guerra imperial" para perjudicar a la nación petrolera.

"La guerra eléctrica anunciada y dirigida por el imperialismo estadounidense en contra de nuestro pueblo será derrotada. Nada ni nadie podrá vencer al pueblo de Bolívar y Chávez. ¡Máxima unidad de los patriotas!", escribió el gobernante en su cuenta de Twitter.

Pero la situación no mejoraba y mientras se adentraba la noche, el ruido de los cacerolazos comenzaba a resonar en las principales vías del país, al tiempo que la Casa Blanca lanzaba su propia respuesta al régimen chavista. El secretario de Estado, Mike Pompeo, indicó que "el corte de energía y la devastación que lastima a los venezolanos no se debe a Estados Unidos" ni a otras naciones. "La escasez de energía y el hambre son el resultado de la incompetencia del régimen de Maduro. Las políticas de Maduro solo traen oscuridad. No hay comida. No hay medicinas. Ahora, no hay energía. A continuación, no habrá Maduro", dijo.

Más tarde, en una nueva seguidilla de sanciones, Washington presentó cargos criminales contra Tareck Zaidan El Aissami, ministro de Industria y exvicepresidente de Maduro.

"Situación apocalíptica"

Por temor fueron varios los venezolanos que decidieron sacar colchones y frazadas a sus patios, para pasar la noche e intentar conciliar el sueño. "Lo que más me impactó, fue la dificultad para conseguir alimentos no perecibles. No habían bancos ni sistema para pagar con tarjetas y en Venezuela muy pocos manejan dólares y efectivo por la hiperinflación. Es decir, si esto se hubiera propagado la hambruna habría sido apocalíptica", explicó a La Tercera el periodista venezolano Pedro Leal.

Cuando amaneció, la situación no distaba mucho de la noche anterior: Incertidumbre, temor y descontento expresado de manera masiva en las redes sociales por aquellos usuarios que contaban con conexión en sus dispositivos electrónicos y batería. "El apagón más grande de la historia de Venezuela, en el estado Falcón llevamos 22 horas, 47 minutos y contando...", escribió la venezolana Keylin Parada.

El líder opositor y presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, tampoco se quedó fuera del debate y tras presidir un acto por el Día de la Mujer en Caracas, responsabilizó a la "ineptitud" y "corrupción" del chavismo por el corte.

"La solución de la crisis es que cese la usurpación. Por eso el llamado es a la calle. Será difícil comunicarnos así que es importante seguir y replicar la información oficial", escribió en Twitter el político de 35 años, quien este sábado volverá a poner a prueba su liderazgo en las calles.

Comenta