Las señales del Alberto Fernández a América Latina

AFP_1MY7ZS

Correa, Lugo, Amorim y Mujica ayer en Argentina.

A la ceremonia asistieron solo tres mandatarios de la región y varios exlíderes de izquierda.




Alberto Fernández no solo dio una serie de señales económicas y políticas en la ceremonia del cambio de mando en el Congreso, sino que la puesta en escena para recibir a los invitados extranjeros en la Casa Rosada sirvió para comenzar a delinear cómo podría llevar adelante su política exterior.

Secundado por el nuevo canciller, Felipe Solá, Fernández recibió una a una a las delegaciones extranjeras pasadas las 15:00 en el Salón Blanco. El desfile de las autoridades internacionales se convirtió en una suerte de radiografía de cómo el nuevo Presidente argentino observa a la región y viceversa. Ya como mandatario electo había dado una potente señal al viajar a México para reunirse con Andrés Manuel López Obrador y luego en la reunión del Grupo de Puebla (centroizquierda) en Buenos Aires.

De América Latina asistieron apenas tres mandatarios: Tabaré Vázquez (Uruguay), Mario Abdo Benítez (Paraguay) y Miguel Díaz-Canel (Cuba). A última ahora el Presidente Sebastián Piñera debió suspender el viaje a raíz de la desaparición del avión de la Fach. En su reemplazo acudió la subsecretaria de RR.EE. Carolina Valdivia.

En uno de los simbolismos de mayor peso, Tabaré Vázquez (centroizquierda) acudió acompañado del Presidente electo Luis Lacalle Pou (centroderecha). Aunque Fernández abrazó una y otra vez a Tabaré, por la sintonía entre el peronismo y el Frente Amplio uruguayo, también saludó de manera genuinamente afectuosa a Lacalle.

Por la Rosada también desfilaron varios exmandatarios, como una postal de los tiempos en que la izquierda dominaba la región. Fernández se fundió en abrazos y afectuosos saludos con Rafael Correa (Ecuador), Fernando Lugo (Paraguay), Martín Torrijos (Panamá), José "Pepe" Mujica y la Vicepresidenta saliente Lucía Topolansky (Uruguay). También estuvo el excanciller de Lula, Celso Amorim.

Pero si la presencia de estos dirigentes se convirtió en una poderosa señal de Fernández, la ausencia de otros líderes de la región también marcó el cambio de mando. A la ceremonia no asistió el brasileño Jair Bolsonaro, quien observa a su par argentino como demasiado cercano a Lula y optó por enviar a su Vicepresidente, Hamilton Mourao. Tampoco acudieron los Presidentes de Ecuador, Lenín Moreno; de Colombia, Iván Duque; de Perú, Martín Vizcarra ni el venezolano Nicolás Maduro, mientras que la boliviana Jeanine Áñez no fue invitada.

Comenta