Líderes ignoran recomendaciones sobre la pandemia

El uso de mascarillas y respetar las medidas de confinamiento, son algunas de las normativas impuestas por los gobiernos para controlar la expansión del coronavirus. Sin embargo, muchos gobernantes han tenido dificultades para cumplir con estas disposiciones.




Pocos países parecen inmunes a la percepción de que sus líderes están ignorando los parámetros que fijaron sus gobiernos para reanudar las actividades en medio de la pandemia del coronavirus. Desde el Presidente estadounidense Donald Trump, hasta el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, numerosos políticos están dando malos ejemplos, ya sea por negarse a usar mascarillas o por suspender los confinamientos. A continuación algunos de estos casos.

David Clark

En abril, el ministro de Salud de Nueva Zelandia, David Clark, violó las normas del confinamiento al manejar 19 kilómetros hasta una playa para hacer un paseo con su familia mientras el gobierno pedía a la gente que hiciese sacrificios históricos y permaneciese en sus casas. El ministro fue despojado de algunas de sus responsabilidades por el episodio.

AMLO

El Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo que le costaba no abrazar a sus partidarios, pero un fin de semana de marzo hizo una notable excepción al estrechar la mano de la madre del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán. Cuando se le preguntó por qué lo había hecho, dado que su gobierno promovía el distanciamiento social, López Obrador dijo que hubiera sido una falta de respeto no hacerlo.

Donald Trump

La decisión de usar mascarillas o no, ha adquirido un tono político en Estados Unidos, azuzado por el Presidente Donald Trump y algunos republicanos. Trump no usó mascarilla en público al visitar este mes una fábrica de Michigan que produce equipo médico. Las autoridades estatales le habían advertido que si se negaba a hacerlo, se le podía prohibir regresar en el futuro. Su rival en la lucha por la Presidencia, Joe Biden, mientras tanto, lució una mascarilla el lunes durante las conmemoraciones del Día de los Caídos en Combate en Delaware.

Benjamin Netanyahu

A los israelíes se les instruyó que no organizaran reuniones familiares grandes para la cena del Pésaj, la Pascua Judía, a principios de abril. Pero Netanyahu y el Presidente, Reuven Rivlin, hicieron un gran festejo con sus hijos, recibiendo fuertes críticas en las redes sociales. El primer ministro ofreció luego disculpas y admitió que debió haber acatado mejor las normas para evitar una propagación del virus.

Emmanuel Macron

El Presidente francés Emmanuel Macron ha usado mascarillas en visitas a hospitales y escuelas, pero no en el palacio presidencial ni cuando da discursos. Durante una visita a un hospital de París el 15 de mayo, se lo vio con un barbijo cuando habló con los médicos, pero se lo había sacado cuando se reunió con sindicalistas.

Vladimir Putin

El Presidente ruso, Vladimir Putin, solo usó equipo protector en público el 24 de marzo, cuando visitó un hospital de Moscú. Antes de ponerse un traje especial, Putin estrechó la mano del director del hospital Denis Protsenko. Tampoco usó mascarilla ni guantes. Una semana después, a Protsenko se le detectó el virus. Ello planteó interrogantes acerca de la salud de Putin, pero el Kremlin dijo que estaba bien. Desde entonces Putin se ha visto cara a cara con varias personas y ni él ni los demás lucieron mascarillas.

Narendra Modi

Un alto funcionario del partido de gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi, fue muy criticado el fin de semana pasado por jugar un partido de cricket. Manoj Tiwari, quien es además parlamentario, dijo que acató las reglas de distanciamiento social. Pero en videos que circularon por las redes sociales se lo ve sin tapabocas y tomándose selfies con varias personas.

Hiromu Kurokawa

Un importante fiscal japonés fue amonestado y luego renunció este mes por ignorar las recomendaciones de permanecer en casa. Hiromu Kurokawa admitió que no mantuvo la distancia social al ir dos veces en mayo a la casa de un periodista para jugar al mahjong, una especie de dominó chino, por dinero. Quedarse en casa no era obligatorio en Japón, pero sí recomendado, y el hecho de que lo ignoró para ir a jugar por dinero lo agravó todo.

Comenta