Los desafíos de Putin ante un nuevo escenario global

PutinKremlinWEB

El Presidente ruso, Vladimir Putin, habla durante una manifestación cerca del Kremlin en Moscú, ayer.

Tras ganar las elecciones, el líder ruso deberá enfrentarse a la situación económica de su país, la definición de su sucesor y las relaciones con Occidente.




Fácilmente se adjudicó su cuarto mandato al frente del Kremlin. En unas elecciones que se consideraban más como un referéndum para la continuidad de Vladimir Putin, que como una carrera realmente competitiva para ocupar la silla presidencial en el Kremlin, Putin con el 76,41% de los votos, logró volver a encantar al electorado luego de las elecciones de 2012, cimentando así, una vez más, su poder a escala mundial y su legitimidad.

Pero con cada nuevo mandato surgen nuevos desafíos, o bien, la continuidad de éstos. Dentro de los desafíos que su nuevo gobierno deberá enfrentar de aquí hasta 2024, el más urgente a nivel interno es mejorar la situación de la economía rusa, que se ha visto golpeada por la baja en el precio del petróleo y las sanciones de Occidente producto de la crisis en el este de Ucrania. La situación económica es una de las mayores preocupaciones de los rusos, según un análisis de centro de estudios Stratfor, de las más de 1.100 protestas que se produjeron en 2017, dos tercios estaban relacionadas con este tema. Por ejemplo, en unas marchas en junio del año pasado, los carteles que portaban los manifestantes instaban al Kremlin a pagar por pan y no bombas. Es por eso que los analistas destacan que uno de sus desafíos será llevar adelante una estrategia para diversificar la economía que depende del petróleo y el gas.

Otra de las tareas que tiene que llevar adelante el mandatario ruso es el nombre de su sucesor. En ese sentido, el centro de estudios Peterburgskaya Politika dio a conocer en agosto del año pasado los posibles candidatos a sucederlo. Uno de ellos es el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin o el líder checheno Ramzan Kadyrov y el líder opositor, Alexei Navalny, a quien no se le permitió presentarse en las elecciones de ayer.

A nivel de política exterior, según el diario The Washington Post, es probable que Putin reafirme aún más su poder. De hecho, unas semanas antes de la elección el mandatario anunció que había desarrollado armas nucleares avanzadas capaces de evadir los sistemas de defensa de misiles. En ese sentido, señala el periódico la campaña militar que respalda al gobierno sirio tiene como fin fortalecer el rol de Rusia en Medio Oriente.

En su rol como potencia mundial, Rusia que además hoy protagoniza un clima de Guerra Fría debido a la fuerte tensión con Occidente, que comenzó con la crisis en el este de Ucrania, continuó con las acusaciones de la supuesta intervención de Moscú en las elecciones de Estados Unidos y algunas europeas, se acrecentó luego del envenenamiento de un ex espía ruso en Reino Unido.

Si bien los analistas estiman que la tensión entre Moscú y Europa continuará, la relación comercial entre ambos sigue fuerte, de hecho Rusia es uno de los principales proveedores de gas. En 2017 Gazprom incrementó las exportaciones de gas a Europa hasta un nivel récord de 193.000 millones de metros cúbicos, pese a que países como Polonia y Letonia quieren reducir su dependencia.

Por otro lado, el estatus del bloque europeo se podría fortalecer luego de que la canciller alemana Angela Merkel fuera investida para un cuarto mandato, y junto al Presidente de Francia Emmanuel Macron relanzarán el proyecto europeo, lo que podría significar una amenaza para Putin.

La relación con la China del poderoso Xi Jinping también supone un desafío no solo para Rusia, sino que para todo el mundo. Un informe de la OTAN señalaba que la creciente fuerza militar de China y una Rusia que resurge plantearán desafíos crecientes a la alianza transatlántica en los próximos años, y las medidas de la OTAN para reforzar sus capacidades podrían desencadenar una nueva carrera armamentista al estilo de la Guerra Fría.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.