“Si los niños no comen en paz, tú tampoco”: Secretaria de Seguridad de Trump es increpada mientras cenaba en restaurant mexicano

Autor: Claudia Soto

En medio de las fuertes críticas a la política migratoria del gobierno de Estados Unidos, que ha separado a miles de niños de sus padres por ser indocumentados, la encargada de defender la decisión de Trump fue a cenar a un restaurant cerca de la Casa Blanca. A los minutos, debió abandonar el lugar. 


“¿Cómo puedes disfrutar de una cena mexicana, mientras estás deportando y encarcelando a decenas de miles de personas que vienen acá, buscando asilo en los Estados Unidos?”. 

Esa fue una de las frases que un grupo de manifestantes gritó la noche del martes a la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, mientras cenaba en un restaurant mexicano cerca de la Casa Blanca, en medio de la tensión que ha generado la polémica política migratoria de Donald Trump, que ha separado a más de dos mil niños de sus padres por estar indocumentados.

La política de tolerancia cero impulsada por el gobierno estadounidense comenzó en mayo, y establece que los adultos que ingresen de manera ilegal al país, deben ir a la cárcel a la espera de un juicio, y aunque sea la primera detención, sus hijos deben ser derivados a centros provisorios. Las imágenes de niños encerrados en jaulas han sido calificadas como inhumanas y escandalosas por distintos organismos internacionales y jefes de Estado de gran parte del globo.

Y ha sido justamente Nielsen quien ha tenido que defender la decisión de Trump. Hace dos días aseguró, incluso, que el gobierno no pedirá disculpas por la separación de niños, y que cometer acciones ilegales “tiene consecuencias”. 

“Este gobierno tiene un mensaje sencillo: si cruzas la frontera de manera ilegal, serás procesado”, dijo ante la Asociación Nacional de Sheriffs en Nueva Orleans.

Por este motivo, miembros de la organización Metro DC Democratic Socialist of America ingresaron al restaurant para enfrentar a la secretaria de Seguridad Nacional y manifestarle que “si los niños no comen en paz, tú no comerás en paz”. Además, de gritar que todo era una “vergüenza”.

A los minutos, Nielsen debió abandonar el lugar.

 

Seguir leyendo