#Masaktach: El movimiento #metoo en Marruecos tras el testimonio de una joven de 17 años víctima de violación colectiva

Mujeres protestan en Marruecos contra la violencia de género.

El detonante de este movimiento nace del relató de una joven que denunció haber sido secuestrada, violada y torturada durante dos meses por jóvenes de su localidad. Doce sospechosos de 18 a 28 años los señaló como sus atacantes.


Jadija, una joven marroquí de 17 años que acusó a varios hombres de su pueblo de violaciones colectivas, mantuvo sus denuncias este miércoles ante un juez, a pesar de los insultos y amenazas de sus detractores, declaró su padre a la AFP.

“Mi hija confirmó todas las acusaciones, íntegra y detalladamente, y de forma valiente pese a su fragilidad psicológica”, dijo a la AFP su padre, Mohamed, tras la audiencia organizada en la cámara en lo criminal de la Corte de apelaciones de Beni Mellal (centro).

Doce sospechosos de 18 a 28 años, que la joven señaló como sus agresores, fueron detenidos a fines de agosto, por diversos cargos, entre ellos violación o constitución de banda organizada y secuestro, según fuentes judiciales.

En un video divulgado en agosto, esta adolescente, procedente de una familia pobre, relató haber sido secuestrada, violada y torturada durante dos meses por jóvenes de su localidad.

Este testimonio filmado, donde la joven muestra tatuajes obscenos y quemaduras de cigarrillo en su cuerpo, generó compasión así como críticas en las redes sociales marroquíes.

Ello condujo a la creación de un grupo activo de protesta contra las violencias sobre mujeres, bajo el hashtag #masaktach (“no me callo”).

Varios de sus agresores han reconocido los hechos, según fuentes cercanas al caso, pero ello no ha calmado a los detractores de la adolescente.

Según el padre de la joven, “recibimos amenazas e insultos por teléfono, pero no le digo nada” a ella. “Le he retirado su smartphone para mantenerla alejada de todo lo que sufrió”, afirma a la AFP.

Zineb Belmkaddem, una de las organizadoras del movimiento, relata a The National que el propósito de #masaktach es darle voz a las mujeres que han sido víctimas de la violencia sexual luego de haber sido ignoradas, silenciadas e incluso atacadas por denunciar.

Explica también que la diferencia que tiene con #metoo es que, este movimiento da voz a las desigualdades que sufren las mujeres marroquíes cosa que “pone en evidencia que nuestro país todavía tiene que enfrentarse al problema de la paridad de géneros”.

 

Seguir leyendo