Mississippi retira emblema confederado de su bandera estatal en plena polémica por los símbolos racistas

Bandera Mississippi

La legislatura del estado sureño, que cuenta con un 38% de población afroamericana, aprobó retirar la enseña confederada de su bandera y designó una comisión para que se ocupe del nuevo diseño. Era la última del país en mantener el símbolo de la Confederación, considerado racista.




Legisladores de Mississippi votaron el domingo a favor del retiro de un emblema de batalla confederado de su bandera estatal, lo que provocó una enorme ovación más de un siglo después de que congresistas pertenecientes a la supremacía blanca adoptaron el diseño una generación después de que el Sur perdiera la Guerra Civil.

Los presentes en el Capitolio vitoreó y aplaudió después de las votaciones sucesivas en la Cámara de Representantes y Senado estatales.

Ambas cámaras registraron un amplio respaldo bipartidista a favor de la histórica decisión. El gobernador republicano Tate Reeves ha dicho que promulgará la medida y la bandera estatal perdería su estatus oficial una vez que suceda. De momento no ha indicado la fecha en que firmaría el decreto, lo cual podría suceder en los próximos días.

Mississippi ha enfrentado una creciente presión por modificar su bandera en el último mes, en medio de las protestas en todo el mundo contra la injusticia racial en Estados Unidos. Una enorme ovación estalló mientras los legisladores se abrazaban unos a otros en el Senado al darse a conocer la aprobación final. Incluso los opositores de la medida se abrazaron al concluir una emotiva jornada de debates. Al anunciarse la decisión repicaron algunas campanas en la capital del estado.

Una comisión ha sido asignada para diseñar una nueva bandera sin el símbolo confederado y la cual deberá contar con la leyenda “En Dios Confiamos”. A los votantes se les pedirá que aprueben el nuevo diseño durante las elecciones del 3 de noviembre. De rechazarlo, la comisión utilizará un nuevo diseño con los mismos parámetros y será enviado posteriormente a los votantes.

El 38% de la población de Mississippi es afroamericana —y la bandera del estado era la última que contaba con el emblema que es considerado como un símbolo racista.

El presidente de la Cámara de Representantes del estado, Philip Gunn, de raza blanca, ha presionado durante cinco años por cambiar la bandera estatal, afirmando que el símbolo de la Confederación es ofensivo. Su cámara votó 91-23 el domingo a favor de una nueva bandera. El Senado aprobó la propuesta por un margen de 37-14 poco después.

Comenta