ONU insta a Israel a “abandonar sus amenazas de anexiones” de áreas en Cisjordania

El presidente de EEUU, Donald Trump, prevé reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

"La anexión de áreas en Cisjordania (...) representaría una violación muy grave del derecho internacional y sería un golpe devastador para la solución de los dos Estados", continuó el enviado de la ONU para el conflicto en Medio Oriente, Nickolay Mladenov.




Este miércoles el emisario de la ONU para el conflicto en Medio Oriente, Nickolay Mladenov, instó a las autoridades de Israel a “abandonar sus amenazas de anexiones” y además instó a los dirigentes palestinos a “retomar conversaciones” con los países implicados en el proceso de paz en la región.

“Llamo a mis colegas del Cuarteto (conformado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y Naciones Unidas) a trabajar con la ONU y lograr rápidamente una propuesta que le permita desempeñar su papel de mediación y trabajar conjuntamente con los países de la región para hacer avanzar la paz”, añadió Mladenov durante una reunión del Consejo de Seguridad. 

En ese sentido, el emisario dijo que se reuniría con los líderes palestinos el jueves para abordar las consecuencias prácticas del anuncio, que no fueron precisadas por Abas.

"La anexión de áreas en Cisjordania (...) representaría una violación muy grave del derecho internacional y sería un golpe devastador para la solución de los dos Estados", continuó el enviado de la ONU. 

Además, "cerraría la puerta a la reanudación de las negociaciones y amenazaría los esfuerzos para avanzar en la paz regional y nuestros esfuerzos más amplios para mantener la paz y la seguridad internacionales", advirtió. 

La embajadora estadounidense ante la ONU, Kelly Craft, subrayó por su parte que una solución solo podría pasar por una reunión de las dos partes en la misma mesa de negociaciones. 

“Lo que necesitamos ahora, si esperamos dar un primer paso en la dirección correcta, es que las partes se sienten a la misma mesa. Este Consejo no puede dictar el final del conflicto. Solo podemos alentar a las partes a determinar juntas lo que quieren hacer para progresar”, indicó.

Por otro lado, en una declaración conjunta, Francia, Bélgica, Alemania y Estonia reafirmaron que no reconocerían ningún cambio en las fronteras definidas en 1967, “salvo que lo decidieran los israelíes y los palestinos”.

Comenta