Padre de Assange pide a Australia que extraditen a su hijo y se manifiesta “conmocionado” por su estado físico

Assange
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, es visto cuando sale de una estación de policía en Londres. Foto: Reuters

John Shipton manifestó que la situación del fundador de Wikileaks se puede "resolver de manera simple", luego de que detenido desde la embajada de Ecuador en Londres donde se mantenía adentro por un asilo diplomático.


El padre de Julian Assange, John Shipton, habló por primera vez sobre la detención del fundador de Wikileaks el pasado jueves por policía británica y pidió a las autoridades australianas que extraditaran a su hijo.

En declaraciones al Herald Sun hizo un llamado al gobierno de Australia y al primer ministro Scott Morrison para ayudar a Assange “de manera sutil”.

“El DFAT (departamento de relaciones exteriores) y el primer ministro deberían hacer algo de manera matizada”, declaró al periódico de Melbourne Sunday Herald Sun.

“Se puede resolver de manera simple para que todo el mundo esté satisfecho. Hubo algunas conversaciones en una reunión entre un senador y un responsable del DFAT para extraditar a Julian a Australia”, añadió.

Estas declaraciones se producen luego de que más de 70 legisladores británicos pidieran al gobierno que Assange se enfrentara a la justicia en Suecia en caso de que se abra una investigación por presunta violación en su contra.

Además, el fundador de Wikileaks se enfrenta al pedido de extradición de Estados Unidos donde es acusado de conspirar con la exanalista de inteligencia del Ejército de ese país, Chelsea Manning, tras infiltrar más de 70 mil documentos secretos militares.

A su vez, Shipton se manifestó “conmocionado” por la detención de su hijo y el estado físico en el que se encontraba. Delgado, con una barba pronunciada, el cabello largo y un aspecto algo descuidado.

“Le vi, la manera como lo arrastraron en la escalera, los policías, no tenía buen aspecto. Tengo 74 años y tengo mejor aspecto que él, que tiene 47. Estoy conmocionado”, señaló.

“Durante meses y meses ha estado viviendo como un prisionero de alta seguridad, ni siquiera podía ir al baño, había cámaras vigilando todos sus movimientos”, afirmó Shipton.

En tanto, la única manifestación que Australia ha realizado en cuanto a la detención de Assange y del apoyo que el país le entregará fue lo anunciado por la ministra de Exteriores, Marise Payne quien anunció que diplomáticos visitarán al fundador de WikiLeaks a la prisión Belmarsh, donde se mantiene recluido.

 

Seguir leyendo