Reino Unido autoriza publicación de informe sobre posibles injerencias rusas

reino unido

Elaborado por el Comité parlamentario de Inteligencia y Seguridad (ISC), este documento de 50 páginas examina las actividades de Rusia en Reino Unido, incluida la posible interferencia en el referéndum sobre el Brexit de 2016.




El primer ministro británico, Boris Johnson, aprobó el jueves que se publique “lo antes posible” un informe muy esperado sobre la posible interferencia rusa en la política británica, anunció su portavoz.

Elaborado por el Comité parlamentario de Inteligencia y Seguridad (ISC), este documento de 50 páginas examina las actividades de Rusia en Reino Unido, incluida la posible interferencia en el referéndum sobre el Brexit de 2016.

La publicación del documento se vio impedida en diciembre cuando la comisión se disolvió antes de las elecciones legislativas y para que pudiese llevarse a cabo el comité debía volverse a formar, lo que se hará la próxima semana, afirmó el portavoz.

"La publicación correrá a cargo de la nueva comisión, pero les animamos a que lo hagan lo antes posible", aseguró.

El nombramiento de los nuevos miembros de la ISC se anunciará este jueves y se someterán a votación por los diputados el lunes y el martes.

El comité había iniciado su investigación en noviembre de 2017 y presentó su informe a Johnson a mediados del pasado octubre, según su expresidente Dominic Grieve.

A principios de noviembre, el gobierno fue criticado por no querer publicarlo antes de las elecciones del 12 de diciembre, citando motivos de seguridad nacional.

La investigación tenía inicialmente por objeto responder a las preocupaciones sobre la interferencia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 y el impacto de las presuntas campañas de desinformación originadas en Rusia.

El envenenamiento en 2018 del exespía ruso Serguéi Skripal en la ciudad inglesa de Salisbury, que Londres atribuye a Moscú, contribuyó a la inquietud sobre las actividades rusas en el país.

Moscú negó toda implicación, pero el asunto provocó una ola de expulsiones cruzadas de diplomáticos entre el Reino Unido y sus aliados, por una parte, y Rusia por la otra.

Comenta