Rusia ataca estratégico puerto de Odesa: intenta afectar líneas de suministro de armas desde EE.UU. y Europa

Rescatistas buscan víctimas entre los escombros de centro comercial de Odesa destruído por los ataque rusos. Foto: Reuters

Pese a los intensos bombardeos rusos y mientras la guerra atraviesa su undécima semana, Kiev frena el avance a las fuerzas invasoras e incluso organiza una contraofensiva. El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano pareció sugerir que el país podría ampliar sus objetivos más allá de simplemente hacer retroceder a Rusia hacia las zonas que ella o sus aliados tenían el día de la invasión del 24 de febrero.




Rusia atacó el estratégico puerto de Odesa, informaron este martes funcionarios ucranianos, en un aparente intento por afectar las líneas de suministro y los envíos de armas occidentales que son fundamentales para la defensa de Kiev.

La capacidad de Ucrania para frenar a un ejército ruso más grande y mejor armado ha sorprendido a muchos que habían previsto que el conflicto terminara mucho más rápido. Mientras la guerra atraviesa su undécima semana y Kiev frena el avance a las fuerzas rusas e incluso organiza una contraofensiva, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano pareció sugerir que el país podría ampliar sus objetivos más allá de simplemente hacer retroceder a Rusia hacia las zonas que ella o sus aliados tenían el día de la invasión del 24 de febrero.

Uno de los ejemplos más marcados de la capacidad de Ucrania para evitarle a Rusia victorias fáciles es Mariupol, donde combatientes ucranianos permanecen atrincherados en una planta siderúrgica, negándole a Moscú el control absoluto de la ciudad. El regimiento que defiende la planta dijo que los aviones de guerra rusos seguían atacando.

En los últimos días, Naciones Unidas y la Cruz Roja organizaron un rescate de los que, según algunos funcionarios, eran los últimos civiles atrapados en la planta. Pero dos funcionarios dijeron este martes que se creía que todavía había unos 100 en los túneles del complejo. Otros señalaron que era imposible confirmar la información.

En otro ejemplo del espeluznante balance de la guerra, las autoridades ucranianas dijeron que habían encontrado los cuerpos de 44 civiles entre los escombros de un edificio destruido hace semanas en la ciudad nororiental de Izium.

Mientras tanto, nuevas cifras de la ONU mostraron que 14 millones de ucranianos se han visto forzados a abandonar sus hogares para finales de abril, incluidos más de 5,9 millones que han salido del país.

En Washington, un alto funcionario de inteligencia testificó este martes que entre 8 y 10 generales rusos han fallecido en la guerra. El teniente general Scott Berrier, quien dirige la Agencia de Inteligencia de la Defensa, comentó a una comisión del Senado que debido a que Rusia carece de un cuerpo de suboficiales, sus generales tienen que ir a las zonas de combate y terminan en posiciones peligrosas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.