Rusia da señales de reducir objetivos militares en Ucrania: tropas invasoras obligadas a replegarse en cercanías de Kiev

La resistencia ucraniana ha obligado a las tropas rusas a darle un giro a la invasión y también a replegarse. Foto: AP

En lo que podría ser un cambio llamativo de la invasión, las FF.AA. rusas anunciaron que en adelante su objetivo será la “liberación” de la región del Donbás, de lengua mayoritariamente rusa. Según informes, las tropas invasoras debieron replegarse en regiones en torno a la capital ucraniana y enfrentaban una contraofensiva en Jersón. El papa Francisco condenó la “guerra odiosa” contra “nuevos hermanos ucranianos indefensos”.




Rusia anunció este viernes que concentrará su ofensiva en Ucrania en la “liberación” del este del país, tras un mes de combates y bombardeos que no consiguieron doblegar la resistencia de esta exrepública soviética.

Según informes, las tropas rusas se vieron obligadas a replegarse en regiones en torno a Kiev y enfrentaban una contraofensiva en Jersón (sur), la única ciudad importante que lograron tomar desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero.

“Los ucranianos están tratando de apoderarse de Jersón”, dijo un alto funcionario del Departamento de Defensa de Estados Unidos, que pidió el anonimato. “No podemos decir quién tiene el control de Jersón, pero no está tan fuertemente bajo control ruso como antes”, acotó.

El presidente estadounidense, Joe Biden, elogió la resistencia ucraniana desde la ciudad polaca de Rzeszow, a 80 km de la frontera con Ucrania, y volvió a calificar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, de “criminal de guerra”.

La ciudad portuaria de Mariupol, sobre el mar de Azov, asediada y bombardeada desde hace semanas, se convirtió en emblema de la devastación dejada por la guerra.

El bombardeo la semana pasada de un teatro que servía de refugio antiaéreo pudo haber dejado cerca de 300 muertos, según la alcaldía local.

Francia, Turquía y Grecia pondrán en marcha “en los próximos días” una “operación humanitaria” para tratar de evacuar a los civiles de la ciudad, anunció el presidente francés, Emmanuel Macron, tras una cumbre de la Unión Europea (UE) en Bruselas.

Mariupol es una “ciudad de 400.000 habitantes de los que hoy solo quedan 150.000″ viviendo “situaciones dramáticas”, afirmó.

“Yo he huido, pero perdí a toda mi familia, perdí mi casa, estoy desesperada”, dijo Oksana Vynokurova, una mujer de 33 años, que logró salir de Mariupol y llegar en tren a Leópolis (Lviv), en el oeste.

Otra refugiada que llegó en el mismo tren, Svetlana Kuznetsova, contó que en Mariupol “no hay más agua ni luz. Vivimos en los sótanos y encendemos fuegos para cocinar”.

Ofensiva concentrada en el este

La comandancia de la fuerza aérea ucraniana en Vinnitsa (centro) fue alcanzada este viernes por una salva de misiles de crucero, que causaron “daños importantes”, informaron las Fuerzas Armadas ucranianas.

En Járkov (este), el alcalde denunció bombardeos “indiscriminados” que dejaron al menos cuatro muertos.

Pese a esos ataques, las tropas rusas han sufrido importantes bajas y desde hace semanas no realizaron ningún avance significativo.

El Ejército ruso reconoció este viernes que 1.351 de sus soldados murieron y 3.825 resultaron heridos desde el inicio de la ofensiva y acusó a los países occidentales de cometer un “error” al entregar armas a Kiev.

En lo que podría ser un cambio llamativo de orientaciones, las Fuerzas Armadas anunciaron que en adelante su objetivo será la “liberación” de la región del Donbás, en el este de Ucrania, de lengua mayoritariamente rusa.

El jefe de Estado mayor adjunto de las Fuerzas Armadas, Serguéi Rudskoy, alegó que esa orden se dio considerando que “los principales objetivos de la primera fase de la operación fueron alcanzados” y que “la capacidad de combate de las fuerzas ucranianas fueron reducidas de manera significativa”.

Una parte del Donbás ya está controlada desde 2014 por separatistas prorrusos.

La entrega a Ucrania de lanzamisiles antitanque cargados a hombro y de otros armamentos occidentales han ayudado sin duda a las fuerzas ucranianas a mantener a raya a las fuerzas rusas y en algunos puntos a pasar a la contraofensiva.

Las tropas rusas trataron durante varios días de rodear Kiev, pero esos contraataques “le han permitido a Ucrania recuperar aldeas y posiciones defensivas hasta a unos 35 km” de la capital, detalló un informe del ministerio británico de Defensa.

”Guerra odiosa”

En más de un mes de guerra, miles de ucranianos han muerto, entre ellos 121 niños, y fueron destruidas más de 4.300 casas, según un último balance comunicado por el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Diez millones de personas huyeron de sus hogares, de cuales más de 3,5 millones fueron al extranjero, de acuerdo con datos de la ONU.

El papa Francisco condenó este viernes la “guerra odiosa” contra “nuevos hermanos ucranianos indefensos”, tras haber denunciado la “masacre” en un país donde “corren ríos de lágrimas y sangre”.

Las negociaciones para poner fin a la guerra siguen sin resultados significativos.

Rusia asegura que no avanzan en las cuestiones principales y considera que el gobierno de Kiev está preocupado sobre todo por “obtener garantías en materia de seguridad por parte de terceras potencias” en caso de que “no logre formar parte de la OTAN”.

El ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, señaló en cambio negociaciones “muy difíciles” con Rusia y dijo que su país no cederá en cuestiones esenciales, como “la integridad territorial de Ucrania”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La entrenadora Amanda Caprito, experta en vida saludable, explicó en un medio de Estados Unidos, cuáles son los principales motivos por los que se fracasa a la hora de emprender un plan de reducción de peso