Secretario de Estado de EEUU realiza visita a una colonia israelí en Cisjordania

Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo.

Desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, Estados Unidos ha mostrado un apoyo sin fisuras a Israel: ha reconocido Jerusalén como capital y también la soberanía israelí en el Golán, tomado a Siria en la guerra de 1967 y anexado en 1981.




Mike Pompeo se convirtió este jueves en el primer secretario de Estado norteamericano que visita una colonia israelí en Cisjordania, territorio palestino ocupado, y en desplazarse a los Altos del Golán, zona tomada por Israel a Siria.

Pompeo visitó el viñedo de Psagot, situado en el área industrial israelí de Shaar Binyamin, entre Jerusalén y la ciudad palestina de Ramala, escoltado por un importante dispositivo militar, según imágenes de la televisión israelí.

La bodega de Psagot vende la mayoría de su producción en el extranjero, sobre todo en Estados Unidos y Europa y tiene un vino al que dio el nombre de Pompeo, para agradecer al responsable estadounidense su apoyo a los asentamientos israelíes.

Desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, Estados Unidos ha mostrado un apoyo sin fisuras a Israel: ha reconocido Jerusalén como capital y también la soberanía israelí en los Altos del Golán, tomado a Siria en la llamada Guerra de los seis días, en 1967 y anexados en 1981.

“Hoy tendré la suerte de visitar los Altos del Golán. El simple reconocimiento (de este territorio) como parte de Israel fue una decisión de una importancia histórica del presidente Trump”, dijo Pompeo en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

En marzo de 2019, Estados Unidos se convirtió en el primer país del mundo en reconocer la soberanía israelí sobre este territorio estratégico, situado en la frontera con Líbano y Siria. La decisión mereció las críticas de varios países y la ONU aseguró que el estatus del Golán, como zona ocupada, seguiría siendo el mismo.

Durante el gobierno de Netanyahu y el mandato de Trump, la colonización de Cisjordania y Jerusalén-Este, parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por Israel, han registrado un avance desconocido.

En este momento, más de 450.000 israelíes residen en estos asentamientos de Cisjordania, territorio en el que viven 2,8 millones de palestinos. A ellos se suman unos 200.000 israelíes que viven en asentamientos en la parte oriental de Jerusalén. Estas colonias son ilegales a ojos del derecho internacional.

“¡Vete a casa!”

En noviembre de 2019, Pompeo afirmó que estos asentamientos no eran ilegales. Aquel día en Psagot se descorcharon botellas en honor al jefe de la diplomacia.

“Durante mucho tiempo, el departamento de Estado mantuvo un punto de vista errado sobre las colonias, no reconociendo la historia de este territorio especial. Hoy, el departamento de Estado estadounidense defiende con vigor el reconocimiento de que las colonias pueden ser legales”, dijo este jueves Pompeo en Jerusalén.

Pompeo no se reunirá con ningún dirigente palestino durante este viaje.

El gobierno del Presidente de Palestina, Mahmud Abas, ha reducido al mínimo los contactos con el gobierno estadounidense tras sus decisiones de los últimos años, consideradas únicamente favorables a Israel.

El miércoles, decenas de palestinos protestaron en Al Bireh, cerca de la colonia de Psagot. “¡Pompeo, vete a casa!”, se podía leer en una pancarta.

“La visita de Pompeo a una colonia se opone a todas las resoluciones internacionales”, dijo Munif Treish, miembro de la alcaldía de Al Bireh. “El viñedo (de Psagot) se sitúa en tierras privadas palestinas. Tenemos los documentos que lo prueban”, agregó.

“Si las relaciones internacionales se basan ahora en botellas de vino, la diplomacia se muere”, zanjó esta semana el primer ministro palestino, Mohammed Shtayyeh.

BDS “antisemita”

Durante su visita a Israel, Pompeo también anunció que Estados Unidos considerará “antisemita” al movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), que desea aislar internacionalmente a Israel por el trato que reserva a los palestinos.

“La campaña mundial de BDS contra Israel será considerada antisemita (...) Queremos alinearnos con otras naciones que reconocen al movimiento BDS como el cáncer que es”, dijo Pompeo.

En febrero, el secretario acusó a la ONU de ser “antiisraelí” tras la difusión de una lista de empresas que operan en las colonias israelíes en territorio palestino.

BDS es una campaña internacional de boicot económico, cultural o científico contra Israel que desea forzar el fin de la ocupación y de la colonización de los territorios palestinos.

Quienes apoyan o impulsan este movimiento siguen el ejemplo de Sudáfrica, donde, según ellos, el boicot del país contribuyó al fin del apartheid.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.