Senadora argentina Sigrid Kunath sobre aborto libre: "La medida no obliga a nadie a hacer lo que no quiere"

SigridWEB

Sigrid Kunath reconoce que ha recibido mensajes a favor y en contra.

"Hay una enorme expectativa en la sociedad frente a este tema y creo que cualquiera sea la definición que ocurra en el Senado debe ser respetada". señala la parlamentaria trasandina.




Desde el momento en que reveló su postura a favor del aborto, la senadora por la provincia de Entre Ríos, Sigrid Kunath, aseguró que tuvo que despojarse de "creencias personales". En esta entrevista con La Tercera, la parlamentaria argentina insiste en el avance del proyecto en la Cámara Alta. "Hay que mirarlo como una cuestión colectiva y de salud pública", indicó.

Usted fue una de las primeras en adelantar su postura a favor del aborto. ¿Cuáles son sus fundamentos?

A lo largo de mi vida me he encontrado con contradicciones sobre este tema, pero tomé la decisión en base a mi rol institucional y no a creencias íntimas. Hoy se castiga a las mujeres de mayor vulnerabilidad y que muchas veces mueren por abortos clandestinos. Es un debate de salud pública y el Estado no puede estar ajeno frente a una problemática que existe. Es una deuda pendiente.

¿Esas contradicciones se refieren a un cambio de postura que tuvo?

No estaba en contra, pero es un tema que genera muchas contradicciones, porque atraviesa cuestiones culturales y religiosas. Me he dedicado a reflexionar, a estudiar y a escuchar distintas opiniones. Estoy tranquila y con mucha intención de que sea discutido y aprobado en el Senado.

¿Ha sentido presiones o recibido críticas por adelantar su posición?

Senadores y senadoras hemos recibido correos electrónicos y mensajes en redes sociales, tanto a favor como en contra. Muchas veces existen algunos con un tono que no es respetuoso, pero hay distintas expresiones desde ambas posturas.

Con los conteos que se han conocido pareciera que el debate se va a definir voto a voto...

Las distintas posturas van desde el rechazo a la aprobación, y en el medio hay una serie de posiciones que buscan reformar el proyecto que ha venido de la Cámara de Diputados. Durante julio tuvimos plenario de comisiones y vinieron distintos expositores, para clarificar otras posiciones hasta el 1 de agosto (hoy), día en que se emitirá el dictamen.

La mayoría de las modificaciones apuntan a considerar la objeción de conciencia institucional...

Es uno de los temas controvertidos, pero yo estoy de acuerdo con que la objeción de conciencia sea en términos individuales, me parece que respetando las decisiones de cada una de las personas está cubierto este punto.

Ante las polémicas al interior del oficialismo por el inesperado avance del proyecto, ¿existen mayores riesgos de que el Presidente Mauricio Macri vete la ley?

Hay una enorme expectativa en la sociedad frente a este tema y creo que cualquiera sea la definición que ocurra en el Senado debe ser respetada.

¿Cuál es su llamado?

Hay que mirarlo como una cuestión colectiva y de salud pública. La medida no obliga a nadie a hacer lo que no quiere, porque se están dando herramientas para que personas, en determinadas situaciones, tengan las mejores condiciones para llevarlo adelante.

Comenta