Siria denuncia la muerte de cinco soldados luego de ataque israelí al aeropuerto de Damasco

Imagen referencial - Los sistemas de defensa antiaérea de Siria repelen un ataque con misiles de Israel en los alrededores de Damasco. Foto: Youtube Agencia Sana

El supuesto ataque también habría alcanzado varios puntos al sur de la referida ciudad, aunque los medios de defensa aérea de las Fuerzas Armadas de Siria habrían derribado la mayoría de los misiles.


Al menos cinco soldados sirios murieron durante la madrugada de este sábado a consecuencia de un bombardeo que habrían llevado a cabo las Fuerzas Armadas de Israel en el Aeropuerto Internacional de Damasco, según informó el Ejército de Siria.

Alrededor de las 12.45 horas de la madrugada (hora local), Israel habría lanzado una agresión aérea con cohetes desde el lago Tiberíades hacia al Aeropuerto Internacional de Damasco, 240 kilómetros al noreste del territorio israelí, según informó la agencia siria SANA.

El supuesto ataque también habría alcanzado varios puntos al sur de la ciudad de Damasco, aunque los medios de defensa aérea de las Fuerzas Armadas de Siria habrían derribado la mayoría de los misiles.

“La agresión ha provocado la muerte de cinco militares, así como algunas pérdidas materiales”, detalló una fuente militar a la citada agencia.

Israel ha llevado a cabo cientos de ataques aéreos contra territorio sirio a pesar de las numerosas denuncias de Damasco ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde señala que estas acciones infringen su soberanía y amenazan la estabilidad regional.

Las autoridades israelíes justifican estos ataques argumentando que el objetivo es evitar el establecimiento de bases iraníes en el país y el envío de armas al partido-milicia chií libanés Hezbolá por parte de las autoridades iraníes, que apoyan a Damasco en el marco de la guerra que estalló en 2011.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.