Tifón Mangkhut se aproxima a Filipinas en categoría 5

Aldeanos en Filipina se preparan para la llegada del tifón Mangkhut. EFE

El supertifón llegará el sábado con ráfagas de hasta 255 km/hr. y lluvias torrenciales. 9 mil personas han abandonado sus casas y se encuentran en refugios temporales.


Miles de personas huyeron  de sus casas en Filipinas ante la inminente llegada de un supertifón con ráfagas de hasta 255 kilómetros por hora, que amenaza con lluvias torrenciales.

Mangkhut, esperado en las próximas 24 horas, es el tifón más violento de  los que han afectado al país en lo que va de año y el mayor tifón desde Haiyan de 2013 que dejó miles de muertos.

En las zonas costeras del  norte del archipiélago, región habitualmente golpeada por desastres naturales, más de 9.000 personas ya abandonaron sus casas y se encuentran en refugios temporales.

Es por esto que las autoridades filipinas han elevado este viernes la alerta en las regiones a donde llegará el tifón que hoy se encuentran categoría 5.

Desde esta mañana el nivel de alerta es de número tres (de un máximo de cinco) en nueve provincias al norte del país, mientras que otras 10 provincias se encuentra con alerta nivel 2.

Los habitantes de Luzón, la principal isla de Filipinas, donde viven millones de personas, cubrían sus ventanas y reforzaban sus tejados, para  evitar que los arranque la tormenta.

“Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma”, declaró  a la AFP Michael Conag, portavoz de defensa civil local. “Puede haber olas  equivalentes a un edificio de cuatro pisos, y muchas casas pueden quedar  destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más  frecuentes en estas zonas costeras”, explicó.

Una lluvia muy fuerte empezaba ya a golpear la punta noreste de Luzón,  barrida además por intensos vientos, aunque de momento sin causar daños mayores.

Al menos cuatro millones de personas están en la trayectoria directa de  Mangkhut, que luego se dirigirá hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong.

El observatorio meteorológico de la excolonia británica de Hong Kong exhortó por su lado a la prudencia, y explicó que la tormenta constituye una “amenaza considerable”.

Los servicios meteorológicos de Taiwán predijeron que la tormenta llegaría  a la isla el sábado, dejando fuertes lluvias en el sur y el este del  territorio, pero consideró poco probable que vaya a ser directamente golpeado.

Seguir leyendo