Trece militares franceses mueren en colisión de dos helicópteros en Mali

Soldados franceses

Foto: EFE

Se trata de una de las mayores pérdidas para el ejército francés desde el ataque de 1983 contra el edificio Drakkar en Beirut, en el que murieron 58 paracaidistas.




Trece militares franceses de la fuerza antiterrorista Barkhane murieron en Mali en una colisión accidental de dos helicópteros durante una operación de combate contra yihadistas, anunció este martes la presidencia francesa.

Se trata de una de las mayores pérdidas para el ejército francés desde el ataque de 1983 contra el edificio Drakkar en Beirut, en el que murieron 58 paracaidistas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, saludó "con el mayor respeto la memoria de los militares del ejército, seis oficiales, seis suboficiales y un cabo, caídos en operación y muertos por Francia en el duro combate contra el terrorismo en Sahel", indicó un comunicado del Palacio del Elíseo, sede de la presidencia.

Entre las víctimas figura el hijo del exministro y senador francés Jean-Marie Bockel, según confirmó este último a la AFP.

El accidente ocurrió el lunes por la noche en Liptako, en la región de Menaka, cerca de la frontera con Níger y Burkina Faso, durante una "operación de combate".

Fuentes del ministerio de Defensa dijeron que un helicóptero de ataque Tigre chocó con un helicóptero de transporte militar Cougar más grande.

Emmanuel Macron "se inclina ante el dolor de sus familias y de sus seres queridos, expresa sus más profundas condolencias y les asegura la inquebrantable solidaridad de la nación francesa", añadió la presidencia francesa en el comunicado.

En la declaración, Macron también alabó el "coraje de todos los soldados franceses comprometidos en el Sahel y su determinación para continuar su misión".

El anterior accidente mortal por una colisión de helicópteros en el ejército francés ocurrió en febrero de 2018 cuando dos aparatos de una escuela del ejército se estrellaron en el sur de Francia, dejando cinco muertos.

Violencia yihadista persiste

El accidente eleva a 38 el número de soldados franceses muertos en Mali desde que comenzó la operación francesa en 2013, con la operación Serval, según cifras de la AFP.

La operación Barkhane, que sucedió a Serval en agosto de 2014, moviliza a 4.500 soldados franceses en la franja sahelo-sahariana, una zona del tamaño de Europa, para apoyar a los ejércitos nacionales que luchan contra los yihadistas del grupo Estado islámico (IE) o Al Qaida.

Pero seis años después del inicio de la intervención francesa, la violencia yihadista persiste en el norte de Mali y se ha extendido al centro del país, así como a los vecinos Burkina Faso y Níger.

Desde 2012, las hostilidades, sumadas a la violencia entre comunidades, han causado la muerte de miles de personas y han desplazado a cientos de miles de civiles.

Y pese a los esfuerzos de formación de la Unión Europea, de la Misión de las Naciones Unidas en Mali (Minusma) y de Barkhane, los ejércitos nacionales de los países del Sahel, entre los más pobres del mundo, parecen incapaces de detener la propagación de los ataques.

Cuarenta y tres soldados malienses murieron a mediados de noviembre en un ataque en el este del país, cerca de la frontera con Nigeria, y otros 100 perecieron en dos ataques yihadistas en un mes en una zona fronteriza entre Mali, Níger y Burkina Faso.

En noviembre el ejército francés perdió a un soldado en Mali en la explosión de un artefacto explosivo, un ataque reivindicado por el Estado Islámico del Gran Sahara.

Durante una reciente gira por el Sahel, la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, pidió "paciencia" en la guerra contra los yihadistas en el Sahel.

Comenta