Trump declara estado de emergencia para construir muro en la frontera con México

El mandatario confirmó la medida y aseguró que espera que recibir represalias de parte de los demócratas, pero las enfrentará y espera salir victoriosa.


Desde la Casa Blanca, el presidente de EE.UU., Donald Trump declaró estado de emergencia argumentando que existe una crisis migratoria para la que es necesaria la construcción de un muro de 322 kms de extensión en la frontera con México.

“Estamos hablamos de una invasión de a nuestro país de drogas, asesinos, traficantes de personas y es inaceptable”, argumentó el mandatario al momento de confirmar la medida.

El jefe de Estado aseguró que “no hay control de nuestras propias fronteras” y la única con de enfrentar la “crisis migratoria” es con la firma de declaración de emergencia.

Consultado sobre las represalias que enfrentar tras las declaración, el mandatario aseguró que espera que sea demandado pero enfrentará las denuncias y espera salir victorioso de ellas.

La medida permite que el mandatario obtenga los recursos necesarios para la edificación de la barrera sin necesidad de tener aprobación del Congreso y recurrir a las Fuerzas Armadas para su edificación.

Se espera que el mandatario además apruebe el acuerdo alcanzado en el Congreso para el financiamiento de de la barrera, es decir, 1.375 millones de dólares para 88 kilómetros en el Valle del Río Grande (Texas). La propuesta incluye 1.030 millones de dólares para 70 kilómetros en terreno ordinario y 18 kilómetros sobre un soporte en la ribera del rí­o. Sin embargo, no se especifica cuánto se ampliarán las barreras actuales ni la longitud que abarcará las que serán reemplazadas.

Además prevé un presupuesto para de 30 millones de dólares para un nuevo centro de detención de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) en El Paso (Texas), y 33,4 millones para mejoras al centro de detención de la agencia en McAllen.

En ese sentido, se prohíben los “recintos de confinamiento hechos de malla metálica” como los utilizados en McAllen y obliga a instalar “controles adecuados de temperatura”.

Ayer la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó la medida –  adelantada por la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders – argumentando que ésta no puede ser aplicada a no ser que existe una verdadero emergencia, descartando que existe la llamado “crisis migratoria”, pero sí exhortó al mandatario a que se preocupe de la tenencia de armas.

No es la primera vez, que un presidente toma esta medida. Por ejemplo, en 2011 el republicana, George W. Bush lo hizo tras los atentados del 11 de septiembre de 2011, y Barack Obama recurrió a esa ley durante la epidemia de gripe H1N1 en 2009.

Seguir leyendo