Un rival se queda fuera de las elecciones de Líbano: ahora Hizbulá podría llenar el vacío

Miembros de un partido doblan un cartel de campaña electoral en su oficina en Beirut, el 10 de mayo de 2022. Foto: Reuters

El retiro de la política del exprimer ministro Saad al-Hariri dejó fragmentado el voto sunita, al tiempo que muchos libaneses esperan no votar en las parlamentarias de este domingo, en medio de la crisis económica. Eso podría jugar a favor del movimiento respaldado por Irán.




Hay mucho en juego en las elecciones de Líbano. El movimiento Hizbulá, fuertemente armado, ha visto a uno de sus principales rivales caer en el caos, lo que le brinda la oportunidad de cimentar el poder sobre un país dividido que se hunde en la pobreza.

Sin embargo, Abdallah al-Rahman no votará.

“No votaré por nadie”, dijo el escultor y activista de cabello tieso, al despedir a los candidatos cuyas fotografías están pegadas en edificios y vallas publicitarias gigantes en Trípoli, la segunda ciudad de Líbano, antes de las elecciones parlamentarias nacionales del 15 de mayo.

Rahman pertenece a la comunidad musulmana sunita, una de las principales agrupaciones del país y un contrapeso tradicional de Hizbulá, un poderoso grupo chiita respaldado por Irán.

Mujeres caminan cerca de carteles de candidatos en las elecciones parlamentarias de Líbano en Beirut, el 27 de abril de 2022. Foto: Reuters

Sin embargo, al igual que muchos de sus compatriotas sunitas, se salta las elecciones tras la sorpresiva retirada del líder y testaferro de su comunidad durante mucho tiempo, Saad al-Hariri, vástago de una dinastía política.

Rami Harrouq, que vive en el bastión de Hariri de Bab al-Tebbaneh, en el norte de Trípoli, tampoco participará. Los candidatos alternativos no han impresionado al trabajador de la fábrica de 39 años, y el colapso económico del país lo ha desgastado.

“Tenemos mucho resentimiento contra los políticos, especialmente en Trípoli. Estos últimos dos años han estado llenos de desgracias para nosotros”, dijo. “Por supuesto que no votaré”.

Las altas abstenciones entre los sunitas, así como la fragmentación del voto sunita como resultado de que Hariri le dio la espalda a la política, podrían jugar a favor de Hizbulá y sus aliados, quienes colectivamente ganaron 71 de los 128 escaños cuando Líbano votó por última vez en 2018, según algunos politólogos.

“Gracias a lo que hizo Saad Hariri, Hizbulá ahora tiene dos tercios del Parlamento a la vista”, dijo Ibrahim al-Jawhari, un analista político que se desempeñó como asesor del exprimer ministro Hariri, refiriéndose al umbral que protegería al grupo y sus aliados de los vetos.

Carteles que representan a Ghassan Hasbani, candidato del partido de las Fuerzas Libanesas, se ven en su oficina de campaña en Beirut, Líbano, el 6 de mayo de 2022. Foto: Reuters

Las ganancias de Hizbulá repercutirían mucho más allá de este pequeño país de unos siete millones de habitantes. Israel, el vecino del sur de Líbano, ve al grupo como una amenaza a la seguridad nacional y ha librado una guerra contra él en el pasado. Washington, Londres y gran parte de Europa la han catalogado como organización terrorista.

Tal cambio político a favor del movimiento afirmaría la posición de Líbano dentro de la esfera regional de influencia de Irán, que está librando una batalla de poder con el archirrival sunita Arabia Saudita en todo Medio Oriente y está en desacuerdo con Estados Unidos.

Hizbulá es una organización que ocupa un lugar único en la sociedad libanesa. Está al mando de un ala paramilitar que, según algunos expertos, tiene un arsenal más potente que el Ejército nacional, al mismo tiempo que dirige hospitales y escuelas, lo que le ha valido la frecuente descripción de un “Estado dentro de un Estado”.

El propio grupo ha dicho que espera que la composición del nuevo Parlamento difiera poco del saliente y que no quiere ni espera una mayoría de dos tercios. Se espera que su principal aliado cristiano, por ejemplo, pierda escaños.

Sin embargo, cualquier control ampliado sobre el Parlamento podría dar a Hizbulá más influencia sobre las elecciones presidenciales a finales de este año y sobre los proyectos de reforma económica exigidos por el Fondo Monetario Internacional, e incluso permitir enmiendas a la Constitución.

Partidarios de Hizbulá ondean retratos del líder Sayyed Hassan Nasrallah, y las banderas de su grupo, durante una campaña electoral, en el suburbio sur de Beirut, el 10 de mayo de 2022. Foto: AP

También podría aislar a Líbano en un momento en que necesita desesperadamente apoyo internacional. Tres cuartas partes de la población están por debajo del umbral de la pobreza, en medio de un colapso económico que muchas personas atribuyen a la parálisis política y la corrupción.

Las lealtades políticas en el país siguen en su mayoría líneas sectarias y el poder se comparte entre grupos musulmanes y cristianos en un sistema complejo, destinado a preservar el equilibrio entre facciones que se han enfrentado en armas en el pasado.

“Sentirse perdido”

Cuando Hariri anunció en enero que se retiraba de la política y que ni él ni el Movimiento del Futuro más amplio participarían en las próximas elecciones, el peso pesado político lo consideró un boicot de facto.

La medida, que conmocionó a partidarios y rivales por igual, coronó años de dificultades políticas para Hariri. Su fortuna menguante ha reflejado un deterioro en las relaciones con Riad, que cortó los lazos con Hariri cuando el control de Hizbulá se hizo más fuerte.

“No debemos olvidar que desde 1992 en Beirut, la gente tenía un nombre en los labios: Hariri. Ya sea Rafik o Saad, era Hariri”, dijo Fouad Makhzoumi, un empresario sunita y miembro del Parlamento que se postula nuevamente.

“Cuando ya no está, ¿qué haces?”, dijo. “Hay una sensación de sentirse perdido”.

Rafik, también exprimer ministro, fue asesinado en 2005.

Una imagen de vista general muestra a los partidarios de Hizbulá agitando las banderas de su grupo, mientras asisten a una campaña electoral, en el suburbio sur de Beirut, el 10 de mayo de 2022. Foto: AP

Si bien el Movimiento del Futuro no ha pedido oficialmente un boicot, sus bastiones en Beirut están salpicados de carteles que alientan a las personas a saltarse la votación y los partidarios han tuiteado mensajes similares.

Se espera que la participación sea particularmente baja en los distritos de mayoría sunita de Líbano, según la encuestadora independiente Kamal Feghali.

Dijo a Reuters que alrededor del 30% de las personas que votaron en esos distritos en 2018 han dicho que no lo harán este año, con el nivel más alto de desilusión en Trípoli. Eso se compara con un promedio nacional del 20%.

El miembro fundador de Movimiento del Futuro, Mustafa Allouch, dijo a Reuters que entendía el desdén en las calles, pero añadió que quedarse al margen no era la respuesta.

El hombre de 64 años renunció al partido, retrasó sus planes de jubilación y optó por postularse como independiente, porque temía que el “vacío” dejado por la retirada de Hariri permitiera que las listas respaldadas por Hizbulá arrasaran.

“Esto es muy peligroso, porque baja el umbral electoral y abre la puerta para que aquellos de los que hablábamos antes, Hizbulá… consigan escaños y tomen el control de la ciudad”, dijo.

Convocatoria del gran mufti

Se estima que los sunitas y los chiitas representan poco menos de un tercio de la población cada uno, y los cristianos representan aproximadamente el 40%. Según la ley electoral, los candidatos no pueden presentarse como individuos, sino que deben hacerlo en listas.

En el distrito norteño de mayoría sunita de Trípoli, Akkar, Futuro ganó cinco de siete escaños en 2018. Cuatro de los legisladores ganadores se postulan nuevamente en dos listas separadas.

A medida que se acerca la votación, las principales figuras sunitas se han centrado en tratar de aumentar la participación electoral en todo el país.

Bahaa Hariri, el hermano mayor y rival político de Saad, fundó un movimiento conocido como “Juntos por Líbano”, que ha estado transmitiendo anuncios en estaciones de radio alentando a la gente a votar, sin nombrar a los candidatos preferidos.

En abril, el líder religioso de la comunidad sunita de Líbano, el gran mufti Abdullatif Derian, declaró en un sermón que todos los libaneses deberían votar.

Jawhari, el analista, estimó que la comunidad sunita fragmentada y desilusionada podría entregar a Hizbulá y sus aliados al menos seis, pero hasta ocho, escaños adicionales en el Parlamento “sin tener que hacer nada”.

Necesitarían llegar a 86 escaños para asegurar dos tercios del Parlamento, lo que los protegería de cualquier veto que emane de un “tercio de bloqueo”.

Personas pasan en moto frente a un cartel que representa al exprimer ministro de Líbano, Saad al-Hariri, antes de las elecciones parlamentarias previstas para el 15 de mayo, en Beirut. Foto: Reuters

Una fuente de Hizbulá afirmó que el grupo aún no había decidido a quién respaldaría como el próximo Presidente de Líbano y dijo que apoyaba las conversaciones con el FMI, pero que estaba en contra de cualquier ayuda “condicional”.

La fuente agregó que la retirada de Hariri podría ser una bendición para los socios de Hizbulá.

“Es natural y lógico”, dijo la fuente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.