Unión Europea acuerda aplazar el Brexit y da un leve respiro al gobierno de May

La premier británica, Theresa May, a su llegada ayer a la cumbre de los líderes europeos en Bruselas, donde el Brexit era el tema central de la jornada.

Bruselas aprobó extender el plazo del Brexit para el 22 de mayo, si el Parlamento aprueba el acuerdo de salida. En caso de rechazarlo, como ya ha ocurrido en dos ocasiones, la prorrogará será sólo hasta el 12 de abril.


En un nuevo capítulo de la dramática y compleja teleserie en la que se ha convertido el Brexit, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció que los líderes de los 27 acordaron de manera unánime aplazar el Brexit hasta el 22 mayo si Reino Unido consigue aprobar el acuerdo de salida la próxima semana y, en caso de que el Parlamento británico no dé su apoyo al texto, un límite hasta el 12 de abril para que el gobierno británico decida qué camino seguir. Esta decisión se tomó a solo ocho días de la fecha inicial del Brexit el 29 de marzo.

La primera ministra británica, Theresa May, llegó hoy hasta Bruselas a la cumbre de la Unión Europea un día después de haber enviado una carta en la que solicitaba una extensión del plazo del Brexit del 29 de marzo al 30 de junio, para poder tener suficiente tiempo para que el Parlamento apruebe el acuerdo de salida. A su llegada al encuentro, la premier británica aseguró a los periodistas que “una prórroga corta daría al Parlamento tiempo para que tome una decisión final” sobre el acuerdo de divorcio negociado, que ya rechazó en dos ocasiones.
May respondió de manera “evasiva” al bombardeo de preguntas de sus pares, según fuentes diplomáticas. “No aclaró qué pasaría si la votación (en la Cámara de los Comunes) fracasa”, indicó una de esas fuentes a la agencia France Presse. Se espera que la próxima semana el Parlamento vote por tercera vez este acuerdo y hasta ahora no existe un consenso sobre el texto de salida que sigue despertando gran oposición, por lo que se prevé que sea nuevamente rechazado.

En todo caso, en el comunicado de la Unión Europea se vuelve a señalar que no se abrirá el acuerdo de salida que fue pactado entre Londres y Bruselas en noviembre pasado.
Luego de dar a conocer la decisión de los 27 miembros el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que había conversado con May y que ella había aceptado el plan.

La postura más dura la adoptó el Presidente francés, Emmanuel Macron, quien lanzó una advertencia de que “en caso de un voto negativo del Parlamento británico, iríamos hacia un Brexit sin acuerdo”. El objetivo de lo aprobado hoy por la Unión Europea “es dar las máximas posibilidades para que el acuerdo de retirada sea ratificado”, indicó a la agencia France Presse una fuente del gobierno español.

El comunicado del bloque dice que ellos se seguirán preparando para la contingencia y todas las consecuencias, haciendo una clara referencia a un Brexit sin acuerdo. Esto, porque si Reino Unido no logra que el acuerdo sea aprobado por el Parlamento británico o toma otro camino, el Brexit sin acuerdo es el escenario por default.

En medio de este panorama, los plazos comenzaban a cercar a Reino Unido. No solo el Parlamento tiene que tomar una decisión sobre el texto de salida la próxima semana, sino que el 11 de abril es el límite que tiene para comunicar a la Comisión Electoral del bloque si participa o no de las elecciones parlamentarias europeas, que se realizarán el 23 y 26 de mayo. Este tema despertó preocupación entre los líderes europeos, porque si Reino Unido participa y luego se retira del bloque, 73 diputados británicos ocuparán un escaño, aunque cuando su país ya no pertenezca a la Unión Europea.

La profunda incertidumbre que reinaba entre los líderes reunidos en Bruselas sólo era superada por la intensa ansiedad de los políticos en Reino Unido. Allí, por ejemplo, el Ejército británico incluso montó un puesto de comando en un refugio subterráneo bajo el Ministerio de Defensa en Londres para ayudar a coordinar un plan “sin acuerdo”.

También se dio a conocer hoy que la premier Theresa May no tiene intenciones de revocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, pese a que se han recolectado 1,6 millones de firmas para que el Brexit no se lleve nunca a cabo.

Seguir leyendo