Usar Twitter, ver TV y leer diarios: Así es un día normal en la agenda de Trump

Trump participa en una teleconferencia con personal militar desde la Oficina Oval, el 25 de diciembre.

El portal Axios tuvo acceso a los horarios de los últimos tres meses del Presidente de EE.UU. El 60% de las horas laborales lo dedicaría a “tiempo ejecutivo” en su residencia.


“Estoy en la Casa Blanca, trabajando duro”, escribió en Twitter el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el 22 de diciembre pasado, en medio de la polémica por el cierre parcial del gobierno tras el desacuerdo presupuestario con los demócratas.

Y es precisamente el uso de Twitter uno de los ítems a los que Trump dedica más tiempo, según publicó esta semana el portal Axios, que tuvo acceso a la agenda privada de los últimos tres meses del mandatario. En este lapso, Trump dedicó cerca del 60% de las horas laborales al llamado “tiempo ejecutivo”, que incluiría ver televisión por cable, escribir en Twitter y leer los diarios.

Los horarios privados de Trump habrían sido filtrados por un trabajador de la Casa Blanca. Según el documento, que estaría basado en la agenda oficial comprendida entre el 7 de noviembre -un día después de las elecciones de medio mandato- y el 1 de febrero, el Presidente despertaría antes de las 6.00 y se instalaría en la oficina Oval desde las 8.00 a las 11.00.

Sin embargo, seis fuentes señalaron a Axios que Trump no frecuenta su oficina en ese horario, sino que pasa las mañanas en su residencia. Ese tiempo lo dedica a ver televisión, llamar a miembros del Congreso, amigos, funcionarios de la administración y asesores informales, además de leer los diarios.

Así, de las 502 horas y 55 minutos de su agenda en esos tres meses, Trump utilizó 297 horas para “tiempo ejecutivo”, 77 horas en reuniones, 51 horas en viajes, 39 horas en almuerzos y 38 en eventos.

Según la agenda publicada por Axios, la primera reunión en un día común de Trump parte entre las 11.00 y 11.30, que en la mayoría de los casos es un informativo de inteligencia o una reunión con el jefe de personal de la Casa Blanca. Habría sido John Kelly, el exjefe de gabinete, quien incorporó el termino “tiempo ejecutivo”, ya que a Trump no le habría gustado tener un horario regular.

Pero, tal como aclara el portal, en esta agenda no están incluidas todas las reuniones del mandatario debido a que muchas de ellas son sin aviso. También hay otras citas que sólo son de conocimiento de un círculo muy cerrado de altos funcionarios. Por temor a filtraciones, algunos de estos encuentros se realizan en el “tiempo ejecutivo”.

Chris Whipple, autor del libro“The Gatekeepers: Cómo los jefes de personal de la Casa Blanca definen a cada presidencia”, dijo que “no hay casi ningún paralelo de cómo este Presidente gasta sus días”. En respuesta, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, señaló que Trump “tiene un estilo de liderazgo diferente al de sus antecesores y los resultados hablan por sí mismos”.

Seguir leyendo