Vizcarra promete llevar a Toledo a juicio en Perú

El expresidente, Alejandro Toledo, se encuentra prófugo de la justicia peruana en Estados Unidos. Foto: Agenciauno

Desde la defensa del exmandatario, cuestionaron los dichos al tratarse de un asunto judicial.


“Antes de que deje el cargo, el expresidente (Alejandro) Toledo estará aquí afrontando la justicia. Es mi compromiso”. Con esas palabras el Presidente de Perú, Martín Vizcarra, aseguró que su gobierno continúa realizando los trámites de extradición y seguimiento permanente de la orden de captura que pesa sobre el exmandatario (2001-2006), quien permanece en Estados Unidos.

En una entrevista a Radio Santa Rosa, Vizcarra comparó el caso de Toledo con el del expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, a quien las autoridades estadounidenses aceptaron extraditarlo tras un trámite que tardó varios años. También aclaró que en esta ocasión los tiempos dependerán únicamente de Estados Unidos, ya que son procesos “largos y engorrosos”, dijo.

Con todo, rápidamente el abogado del expresidente, Roberto Su, apuntó contra los dichos de Vizcarra, asegurando que politizan un asunto estrictamente judicial. “Realmente me sorprende porque la extradición no depende de su persona, sino del país, en este caso Estados Unidos”, indicó y agregó que más parece “una promesa de campaña” de cara a 2021.

Pero las presiones por el caso Toledo y la promesa de Vizcarra llegaron desde todos los sectores. El congresista aprista Jorge del Castillo, dijo que este tipo de declaraciones solo le brindan herramientas a la defensa de Toledo para su argumento de “persecución política”.

El ministro de Justicia Martín Zeballos, por su parte, destacó que el requerimiento de extradición “sigue en proceso”, ya que toda la documentación está en manos del departamento de Justicia estadounidense.

Sobre lo anterior, los expertos coinciden en que la promesa de Vizcarra sobre la extradición de Toledo es arriesgada, porque bajo ningún aspecto depende de su gestión. “Es una promesa para tratar de lidiar con la idea de que el gobierno es el que está persiguiendo al fujimorismo. Y si lo logra (quizás a través de canales diplomáticos), entonces vería que la justicia está juzgando a muchos actores y no solamente al fujimorismo”, dijo a La Tercera el politólogo peruano, Arturo Maldonado.

Extradición por Odebrecht

El 9 de agosto fue la última vez que Alejandro Toledo escribió en su cuenta personal de Twitter. Sin precisar su ubicación -aunque se presume que está en California- volvió a hacer referencia a una “persecución política” en su contra, por parte del Poder Judicial y la Fiscalía de Perú. Luego difundió un video, que ya cuenta con más de 4.500 reproducciones, que trata de su lucha personal para recuperar la democracia en Perú post Fujimori.

El 9 de febrero de 2017, el juez Richard Concepción dictó 18 meses de prisión preventiva para el expresidente, por los presuntos delitos de tráfico de influencias y lavado de activos, por haber cobrado supuestamente US$ 20 millones en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Un año más tarde se dictó un segundo pedido de cárcel y luego, el 19 de febrero, la justicia peruana formalizó el petitorio de extradición del expresidente desde Estados Unidos, quien también es investigado por el caso Ecoteva, nombre de una firma que se abrió en Costa Rica para lavado de dinero y compra de propiedades.

Pero pese a que desde su última partida a Estados Unidos en enero de 2017, el mismo Toledo afirmó que residía ahí para cumplir con sus compromisos académicos y profesionales, desde la Universidad de Stanford, donde se desempeñó como académico, aseguraron que ya no tiene ningún vínculo laboral con la casa de estudios.

Los procesos que pesan sobre Alejandro Toledo han calado profundo en su popularidad y respaldo en la opinión pública. Sin embargo, expertos como el analista político, Luis Nunes, aseguran que su pérdida de apoyo es algo que se arrastraba desde hace varios años, incluso desde cuando era Presidente.

“Su partido ha perdido su registro oficial y sus dirigentes en una gran proporción se han ido a otros partidos. En las calles nombran a Toledo en una conversación y es casi un insulto”, concluyó.

#Tags


Seguir leyendo