A 15 años de Ley de Matrimonio Civil: Las cifras que todos esperaron y que no se dieron

_102384167_2

Foto: ISTOCK

Los matrimonios no sufrieron una baja como se vaticinó y los divorcios, luego de una luna de miel con las alzas, se mantienen estables.




El día 28 de noviembre del año 1995 ingresó a la Cámara de Diputados la moción que se convertiría en la ley 19.947: la añorada por muchos, ley de Matrimonio Civil.

Y un día como hoy hace quince años comenzó a regir esta nueva legislación, cuya principal novedad era el divorcio. Y claro, ya que hasta ese momento sólo existía la posibilidad de nulidad, que apelaba a la incompetencia territorial del oficial del Registro Civil, y de esta forma el matrimonio era nulo, es decir, nunca existió y ambas partes volvían ser solteras.

En el caso del divorcio se entrega la posibilidad de una compensación económica para el cónyuge que se dedicó al cuidado de los hijos y/o a las labores del hogar y no pudo realizar una actividad remunerada o lo hizo sólo parcialmente. Además, se estableció como tal con la muerte natural de uno de los cónyuges, así como la muerte presunta de alguno de ellos.

Durante la discusión en el Congreso uno de los argumentos más esgrimidos era que la familia estaba en peligro: que existiría un frenesí por terminar los matrimonios y Chile pasaría a tener una gran cantidad de divorcios.

Sin embargo, las cifras históricas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y del Registro Civil arrojan otro comportamiento de la sociedad nacional. Entre los años 2000 y 2004, las nulidades crecieron 4% y tenían un promedio de 6.896 casos por año. Pero sorpresa, ya que durante el primer año con la nueva ley que permitía los divorcios, se registraron 1.191, cantidad que se ubicó muy por debajo de las expectativas.

Quince años después, la caída en los matrimonios no se produjo. Al contrario, aumentaron. ¿Pero qué pasó con los divorcios? Tras un peak en los años 2009 y 2010, en que las disoluciones llegaron a 53.555 y 52.539, respectivamente, los divorcios comenzaron a estabilizarse, incluso, con un descenso sostenido entre 2012 y 2015.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.