20 instituciones de educación superior inician planes de retorno a clases

Para implementar las clases híbridas, la U. Adolfo Ibáñez adaptó 52 salas y las equipó con cámaras.

Entre estas, hay siete universidades. La mitad de los planteles está realizando trabajo en aula o en talleres y el resto partió recién su apertura. Recintos reabrieron por interés de alumnos.




Un grupo de 26 alumnos de primer año de Ingeniería Comercial de la Universidad de los Andes volvió el lunes a clases en el aula, siendo los primeros de esa institución en retornar a actividades presenciales en Santiago. Lo hicieron a través de un modelo de educación híbrida, donde los jóvenes asistieron a clases a la vez que otros compañeros lo hacían desde sus casas.

Este es uno de los grupos que las instituciones están priorizando para un retorno, pues no han tenido actividades presenciales en todo el año y esos estudiantes no se conocen entre sí. En total, más de 305 mil alumnos de primer año en el país están en la misma situación.

Y si bien el regreso masivo a los campus probablemente no se concrete este año, los planteles están avanzando a la apertura. Según información de la Subsecretaría de Educación Superior, ya hay 20 instituciones que iniciaron planes de retorno, que se encuentran en distintas etapas, desde el regreso de académicos y funcionarios, hasta clases voluntarias.

Entre estas casas de estudio, hay siete universidades, siete institutos profesionales y seis centros de formación técnica. Hay 10 planteles que ya están realizando talleres prácticos, como es el caso de alumnos de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, o clases presenciales, como estudiantes de posgrado de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Otras 10 instituciones están comenzando su plan de retorno, los que se inician con el regreso de funcionarios y académicos durante septiembre, para luego partir en octubre con las clases. Eso es lo que está implementando la Universidad Católica, donde un grupo de investigadores volverá a los campus tras Fiestas Patrias.

La información de la subsecretaría detalla que las actividades volvieron en nueve regiones, siempre en comunas sin cuarentena: Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins, El Maule, Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos.

Los planes de regreso, informados al Mineduc, contemplan la gradualidad en el retorno, la implementación de medidas sanitarias y la voluntariedad para asistir de parte de los alumnos. También han privilegiado un sistema mixto o híbrido de clases, talleres prácticos y la continuidad de las clases online para los contenidos teóricos.

Inquietud de alumnos

El primer plantel en volver a clases fue el Centro de Formación Técnica Estatal de Los Ríos, ubicado en una zona que hoy está en fase de apertura inicial (Paso 4) del plan Paso a Paso. Este es su primer año de funcionamiento, tiene 250 alumnos y fueron los mismos jóvenes quienes pidieron acudir a talleres presenciales.

El 24 de agosto, las carreras de Técnico en Agroindustria y Técnico en Electricidad comenzaron con los talleres, con termómetro automático en el ingreso, distanciamiento social en los talleres y uso de mascarillas. Las autoridades valoran estos primeros días de retorno.

El rector del CFT Estatal de Los Ríos, Ramón Rubio, cuenta que el retorno “se focalizó en aprendizajes prácticos y fue voluntario. Hemos tenido buenos resultados, porque la cantidad de alumnos que participa de forma presencial es mayor que quienes lo hacen de forma remota”. De este modo, el 75% de alumnos de jornada diurna está asistiendo.

También volvieron a actividades algunos programas de magíster de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, el 27 de agosto, también mediante un sistema híbrido de clases. Para ello, se adaptaron 52 salas con cámaras, micrófonos y pantallas. En promedio, 12 alumnos por programa han estado asistiendo de forma presencial.

El rector de la UAI, Harald Beyer, cuenta que “había una inquietud entre los alumnos de posgrado de volver lo antes posible, por lo que desarrollamos esta alternativa. Partimos con tres programas por ahora, y la idea es que se incorporen más en la medida en que los profesores y estudiantes puedan hacerlo”.

Protocolo ministerial

A diferencia de los colegios, en la educación superior las instituciones tienen autonomía frente a la ley, por lo que no necesitan autorización ministerial para retomar las clases. Sin embargo, en agosto los ministerios de Educación y de Salud entregaron siete recomendaciones para que los planteles reabran.

Entre los consejos están la capacitación de académicos y funcionarios en medidas preventivas; la limpieza e higiene de salas de clases y espacios comunes; la adecuación de la programación académica para que los horarios de ingreso y de salida no coincidan con el horario punta del transporte público, y la medición de temperatura al ingreso de los edificios.

También se solicitó el uso obligatorio de mascarillas y el distanciamiento físico; que las clases o actividades no sobrepasen el aforo de las 50 personas, y que estas ojalá sigan siendo transmitas de forma remota, para reducir los participantes.

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, cuenta que “las instituciones están avanzando gradualmente en un sistema mixto, que permite que estudiantes retomen de manera voluntaria sus clases prácticas”.

“Las instituciones que ya comenzaron el proceso han tenido una muy buena experiencia y recepción tanto de los alumnos como de los profesores, que se han sumado activamente”, agrega.

Comenta