Agreden a fiscalizador en matrimonio en Las Condes: denuncian que habrían participado unas 60 personas en la ceremonia

Carabineros debió constituirse en el lugar luego que uno de los inspectores municipales fuera agredido por el padre y el hermano del novio al término de la ceremonia. No hubo detenidos. Sacerdote a cargo del oficio religioso dijo que se cumplió con el aforo establecido por las autoridades sanitarias y lamentó el ataque al trabajador.




Personal de Carabineros se constituyó esta tarde en la Capilla Santa Teresita de Lisieux, en la comuna de Las Condes, luego que vecinos denunciaron la celebración de un matrimonio con la asistencia de unas 60 personas, superior al aforo permitido por la autoridad sanitaria en el contexto de la pandemia de Covid-19.

La intervención policial obedeció a que si bien la ceremonia concluyó efectivamente, al término de la misma llegaron fiscalizadores municipales ante el incumplimiento de los protocolos dispuestos por el Minsal, lo que provocó que uno de los inspectores fuera agredido por el padre y el hermano del novio.

El mayor Carlos Osses, de la Prefectura Santiago Oriente de Carabineros, precisó que “en el contexto de la fiscalización, el inspector es agredido por asistentes, resultando -afortunadamente- con lesiones leves”.

A raíz de lo anterior, el funcionario fue derivado a la Posta Ariztía, en la misma comuna del sector oriente.

De lo anterior, Carabineros dio cuenta a la Fiscalía Local de Las Condes, remitiendo además, los antecedentes a la Seremi de Salud para instruir un sumario sanitario a la encargada del templo.

El fiscalizador, identificado como Juan Herrera, señaló que fue atacado con golpes de pie y puño.

La policía agregó que tras la agresión al fiscalizador, todos los asistentes al matrimonio se retiraron en diferentes direcciones, sin ser ninguno detenido.

Versión del sacerdote

El jesuita y ex capellán del Hogar de Cristo, Pablo Walker, sacerdote a cargo del oficio religioso, entregó su versión de los hechos. Al respecto manifestó que “quisiera acreditar que he celebrado un matrimonio en Las Condes, habiendo reunidas 40 personas en un lugar abierto, cumpliendo con lo establecido por la autoridad sanitaria con el aforo en fase 2″.

Agregó que “lo preocupante y más grave es que al terminar la celebración hubo un altercado y un inspector municipal fue agredido. Esto no puede suceder en un país que tenemos que cuidar entre todos”.

Por último indicó que “personalmente quiero quedar a disposición de las autoridades que corresponden para investigar si efectivamente cumplimos con las disposiciones sanitarias”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.