Alfredo Moreno, ministro de Desarrollo Social: “Muchas comunidades mapuche quieren volver a conversar”

El ministro Alfredo Moreno despega a las 7.30 horas de hoy rumbo a La Araucanía.

El secretario de Estado llega hoy a la zona, en la que estará 36 horas, con más de 20 actividades, entre ellas una reunión con el Consejo Lonkos. “Ha habido mucho temor, en base a lo que ha sucedido en este tiempo, que es necesario vencer”, sostiene.


“No hay manera de resolver esto si no trabajamos en conjunto; eso es lo que la gente está diciendo. No hemos podido seguir avanzando durante estos días y hemos visto atentados y que la violencia ha recrudecido”, reconoce, con autocrítica, el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno. Pero sobre el mismo punto, refuerza: “Precisamente por esa razón, porque es donde hay más dificultades, que vamos a continuar nuestro trabajo con mayor énfasis”.

El secretario de Estado llega a las 9.30 horas de hoy a Temuco. Y desde ese minuto desplegará una intensa agenda de 36 horas, en la cual tiene fijadas más de 20 actividades, entre reuniones con entes productivos (Multigremial de La Araucanía), movimientos sociales y estudiantiles, y un esperado encuentro con el Consejo de Lonkos.

Es la segunda visita de Moreno a la región, tras la muerte de Camilo Catrillanca, ocurrida el pasado 14 de noviembre. La primera, sin embargo, netamente de trabajo en su área, para retomar diálogos e iniciativas. El mismo expresó hace algunas semanas que la muerte del comunero era algo “profundamente doloroso” y que todo el hecho “hacía más difícil” la implementación del Plan Impulso Araucanía, desarrollado por el gobierno para esta zona.

Hoy parte nuevamente a la zona con una carpeta de actividades por delante y no descarta una reunión con la familia Catrillanca. “En el mismo día del funeral hablé con su familia; el ministro (Andrés) Chadwick le dio las condolencias públicamente en la sesión de la Cámara y ha declarado que le gustaría hacerlo personalmente. Yo agrego que también, que ojalá pudiéramos hacerlo, porque creo que eso es un paso muy importante”.

¿Qué se lo impide?

No depende de mí. Uno tiene que respetar los tiempos de la familia y depende de ellos. No se trata de mandar embajadores. Con el abuelo (el lonko Juan Catrillanca) hablé el día del funeral y el me dijo: “Mire, se lo agradezco, ya hablaremos en el futuro”. Pero más allá de eso, el interés de dialogar y trabajar es con todos. Depende de las personas los caminos que toman. Los que quieran caminar por el diálogo, bienvenidos sean. Todos aquellos que estén con la violencia, naturalmente, no pueden estar en nuestro camino.

¿Cómo espera atraer polos de inversión para el Plan Impulso Araucanía, en medio del clima tras la muerte de Camilo Catrillanca?

Este plan es otro de los caminos por el cuál se muestra la dedicación del gobierno y del Estado. En el presupuesto de 2019 va a haber un incremento muy importante de los recursos públicos para superar el atraso que tiene la región, ya sea en materia de distribución de agua potable, de caminos, de camas en hospitales y, en general, de todos los indicadores de pobreza. En lo que refiere al sector privado, hay mucho interés y naturalmente esta es una cosa que depende en buena medida de la seguridad. Hemos tenido siete años prácticamente sin inversiones extranjeras en La Araucanía.

Y este 2018, ¿cómo van?

Este año la inversión está creciendo. El crecimiento del producto de la región es más alto que en el resto del país. Estamos creando incentivos a la inversión privada. Va a haber un sistema de créditos con garantías de la Corfo para hacer transformaciones agrícolas, invertir en turismo y proyectos que la gente quiera desarrollar. Hay un cúmulo de oportunidades muy importantes para mapuches y no mapuches, donde cada uno puede escoger. Este es otro ejemplo de porqué es tan importante que la violencia disminuya. No solamente queda el dolor las víctimas, sino la destrucción que se produce hacia adelante, cuando las personas no quieren trabajar ni invertir en lugares donde hay violencia.

¿Cómo espera recomponer el dialogo?

Esto no es ajeno a la situación que hemos vivido en La Araucanía desde que se inició el gobierno, y también con anterioridad. Las mismas personas o grupos que se me han mencionado, como la CAM, quisieran reiniciar el diálogo. Por ejemplo, las personas de la comunidad Temucuicui han hecho un avance importante en solicitar una conversación con una comisión de la Cámara de Diputados. Es un inicio de búsqueda de un camino. Hay muchas personas y comunidades mapuche que quieren volver a conversar. Ha habido mucho temor en base a lo que ha sucedido en este tiempo, que es necesario vencer. Y hay muestras sociales que alientan sobre el futuro.

Por ejemplo…

Esta tristeza inmensa que ha sufrido la familia Catrillanca y la comunidad Temucuicui. Precisamente ese dolor nos dice que la gente valora estar sin violencia.

¿Qué gestos harán desde el gobierno para recomponer las confianzas y retomar el diálogo?

El mayor gesto que hemos hecho, y que vamos a continuar haciendo, reitero que es la disposición a trabajar con todos y a poner a La Araucanía como la primera prioridad en el país. Es donde tenemos los problemas más serios. No solamente de pobreza, sino que de violencia, de lejanía entre los distintos grupos de la región.

¿Está de acuerdo con la petición de las comunidades de establecer observadores internacionales en la zona de conflicto?

Lo que se ha hecho desde el principio de la muerte de Camilo Catrillanca, y por solicitud del propio gobierno, es trabajar con el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que ha estado involucrado en todas y cada una de las etapas. Adicionalmente, se están revisando todos los procedimientos de Carabineros. Aquí el interés del gobierno es operar con los mayores estándares. Pero uno debe apoyar a la institución de Carabineros, que es de la mayor importancia dentro de la república. Su labor es protegernos a cada uno de nosotros, para que podamos realmente ejercer nuestros derechos.

Seguir leyendo